La seguridad en el Camino se fía a las restricciones de velocidad en la N-547

La circulación está limitada a 70 por hora en casi toda la carretera Lugo-Santiago


arzúa / la voz

Los últimos treinta kilómetros del Camino Francés son los más peligrosos para los romeros. Los cruces de la ruta jacobea con la carretera nacional Lugo-Santiago (N-547) desde el municipio lucense de Palas de Rei se incrementan de manera notable cuando el itinerario francés se adentra en O Pino, donde el fallecimiento por atropello de dos peregrinos en 2003 y de una tercera caminante dos años después y por la misma causa en las inmediaciones del albergue público de Pedrouzo situó el foco informativo sobre la problemática y movilizó a las autoridades en busca de una solución.

La evidente falta de seguridad, con todavía menos garantías en cruces viarios fuera del casco urbano de O Pino, se fio entonces a la prudencia de los conductores, para castigo de los que se rebajó el límite de velocidad máximo permitido en las carreteras convencionales. En prácticamente todo el trayecto, quedó restringida a 70 por hora, y en los pocos tramos en los que estaba permitido circular a 100, se redujo, hace un año, a 90. La medida se acompañó en los cruces viarios de señalización luminosa advirtiendo de la presencia de peatones. Ahora, el Ministerio de Fomento ha dado un paso más de cara a mejorar la seguridad en el Camino Francés, aprobando la construcción de seis pasos subterráneos, cinco en O Pino y el restantes en Palas de Rei.

La medida es menos inmediata que las anteriores, pero mucho efectiva y requiere, obviamente, mayor inversión. De acuerdo con el anuncio publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), informando de la exposición pública del proyecto, su ejecución requerirá de un desembolso económico superior al millón de euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La seguridad en el Camino se fía a las restricciones de velocidad en la N-547