Por un itinerario jacobeo rodeado de aldeas prehistóricas en Negreira

cristóbal ramírez

NEGREIRA

CRISTÓBAL RAMÍREZ

Caminando por la Prolongación a Fisterra y Muxía

17 jul 2021 . Actualizado a las 04:55 h.

Con todas las prevenciones del mundo, la gente vuelve al Camino de Santiago. Hay también personas, muchas, que les gustaría recorrer una de esas rutas jacobeas pero por precaución no lo hacen. Claro que al menos para quitarse el mono es posible ir un día a las cercanías de Santiago y echar a andar por algún lugar jacobeo donde no haya mucha gente. Por ejemplo, por la Prolongación a Fisterra y Muxía a la altura del municipio de Negreira, previa parada en la villa y alrededores.

De manera que la primera visual hay que echarla a Ponte Maceira, claro, casi de manera obligada desde que entró en el grupo de pueblos más bonitos de España. La segunda al pazo de O Cotón, en Negreira mismo, y a su magnífico arco con capilla adosada bajo el que discurre la carretera que conduce a Negreiroa, donde llaman la atención su iglesia y su cruceiro.

Y a partir de ahí, toca aparcar el coche donde uno desee. Por ejemplo, considérese dirigirse a Zas, dejar atrás esta aldea y cuando se llevan unos cientos de metros aparece a la derecha el desvío a San Martiño de Broño. Y esa pista, a los 200 metros, se cruza con la Prolongación a Fisterra y Muxía. Buen lugar para estirar las piernas y tirar en dirección hacia esas villas marineras.