La fisura en el arco de A Ponte Maceira se agranda sin que Patrimonio actúe

emilio forján NEGREIRA / LA VOZ

NEGREIRA

PACO RODRÍGUEZ

Los daños ya fueron notificados en el año 2018 sin que se tomase ninguna medida

28 abr 2021 . Actualizado a las 22:13 h.

El arrastre de una piedra que impactó de lleno contra el tajamar del arco central del viaducto de A Ponte Maceira ha aumentado el tamaño de una fisura sobre cuya existencia ya fue alertada la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, en el 2018 y en el 2020, sin que hasta ahora se hayan adoptado medidas reparadoras.

El viejo viaducto, uno de los elementos históricos y arquitectónicos más representativos del Camino de Santiago a Fisterra, es paso permanente de peregrinos, turistas y visitantes, y constituye un lugar de referencia del patrimonio cultural gallego. Levantado en la época medieval, jugó un papel destacado en dos conflictos en los que tomaron parte sendos arzobispos compostelanos.

A comienzos del 2020, los técnicos del Concello de Negreira elaboraron un nuevo informe remitido tanto a Augas de Galicia como a la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, que está tramitando la declaración de uno de los monumentos más visitados del área de Santiago como Ben de Interese Cultural (BIC). Aunque asumen la «gravedad» de los daños que sufre esa estructura -ahora incluso hay piedras desprendidas- y constatan la necesidad urgente de una reparación, un año después de aquel aviso sigue sin haber respuesta de la Xunta. Según lo expuesto por los técnicos de Ames y Negreira, una de las fisuras está consolidada y la otra desplaza las piedras por el crecimiento de las raíces de un sauce.

Deterioro en molinos

Otro de los elementos dañados en A Ponte Maceira es el molino más cercano al río. En las juntas de los sillares y piedras van apareciendo «grietas importantes en varias de sus fachadas», provocando el deterioro de las paredes. El tejado también está dañado y la puerta ha desaparecido.

La Oficina Técnica del Concello de Negreira informó a su vez de los desperfectos en la presa, en cuya parte central se da un desplazamiento de las piedras por la fuerza del agua, lo que, a su juicio, «puede minar este punto deteriorado de la presa y provocar su rotura», porque la fuerza del agua se concentra en ese lugar.