El fuego se ceba en una casa okupada de Rosalía de Castro, en Santiago

Los bomberos tuvieron que llamar a una empresa eléctrica para asegurar su intervención ante los enganches que se encontraron en la vivienda


santiago / la voz

El fuego se cebó ayer con el número 122 de la avenida Rosalía de Castro, en el tramo de salida de la ciudad, donde se reclamó la presencia de los bomberos a media tarde para atajar las llamas que el humo exterior hacían presagiar en el interior. El aviso se daba a las 17.53 horas y entonces se desconocía si había gente dentro, un extremo que los bomberos descartaron al poco de entrar, aunque tuvieron sus dificultades inicialmente para acceder al edificio. El inmueble, una vivienda de tres plantas habitualmente utilizada por okupas, circunstancia de la que fueron advertidos nada más llegar al lugar, tenía la puerta obstruida por una tranca, lo que les obligó a reventarla con una herramienta hidráulica para poder entrar por la planta baja mientras otro equipo accedía por la cubierta a través de la autoescalera.

El fuego no afectó a los inmuebles aledaños, por lo que no hubo que desalojar a nadie

Una vez dentro, los bomberos se pusieron de inmediato a buscar la presencia de personas, pues la puerta atrancada permitía pensar que sus usuarios tendrían algún otro acceso por la zona trasera. Finalmente resultó que el inmueble estaba vacío en ese momento, pero la situación en la que se hallaba y los enganches eléctricos con los que se encontraron les obligaron a llamar a una empresa eléctrica para que hicieran un corte eléctrico sobre la fachada, para asegurar el trabajo dentro.

Tras las dificultades iniciales y la extinción de un fuego alimentado por los enseres acumulados por los okupas, la situación quedó controlada en torno a las ocho de la tarde, después de hacer un rastreo con cámaras térmicas, para ver si persistía algún punto de calor, y de garantizar la estructura, que no estaba en buen estado. Los bomberos desconocían ayer las causas exactas del incendio, que afectó al tráfico de salida durante un tiempo y que les obligó a movilizar hasta cuatro vehículos: la autoescalera, un coche de primera salida, un vehículo de mando y un nodriza que finalmente no hubo que utilizar pero que se desplazó por si hiciese falta más abastecimiento de agua.

El fuego no afectó a las viviendas aledañas, por lo que no hubo que desalojar a nadie.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El fuego se ceba en una casa okupada de Rosalía de Castro, en Santiago