Urgen la restauración de elementos dañados por las riadas en A Ponte Maceira

La declaración como BIC ofrecería una mayor protección de este conjunto de gran valor patrimonial


negreira / la voz

El entorno histórico de A Ponte Maceira suspira por una actuación para frenar los daños en algunas de las estructuras de sus elementos de piedra como el puente, la presa o los molinos, y ahora, tras los últimos temporales, también la rampa de acceso a estos últimos. Lo constata un informe técnico encargado por el Concello de Negreira y remitido a comienzos de enero tanto a Augas de Galicia como a la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, solicitándoles una actuación urgente que ponga remedio a su deterioro.

El informe, elaborado por el arquitecto municipal, Alfredo Varela, alude a que la fuerza del agua a consecuencia de las fuertes crecidas del pasado diciembre provocaron el desplome de una parte del pretil de piedra que sirve de protección sobre el cauce en la rampa de acceso a los molinos -en el lado de Negreira-, amén de una fisura en el muro que lo sustenta, con el riesgo de un derrumbe mayor. Otro de los elementos dañados es el molino más cercano al río. La principal incidencia se detecta en las juntas de los sillares y piedras, «apareciendo grietas importantes en varias de sus fachadas», que están provocando el deterioro de las paredes. El tejado también está dañado y la puerta ha desaparecido.

No es la primera vez que los servicios técnicos del Ayuntamiento de Negreira trasladan a la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural informes constatando la necesidad de soluciones técnicas para corregir los problemas en el entorno de A Ponte Maceira. Actuaciones que nunca llegaron a ejecutarse, como en las grietas visibles en el arco central del propio puente, de las que ya se informó en el 2016 a Patrimonio ante el riesgo de derrumbe. Según lo expuesto en su momento por los técnicos de Ames y Negreira, una de las fisuras está consolidada y la otra desplaza las piedras por el crecimiento de las raíces de un salgueiro ante el abandono del viaducto durante largos años. Salgueiros que ahí continúan creciendo sin que Patrimonio ponga coto al deterioro.

La Oficina Técnica del Concello de Negreira también informó en octubre de 2018 de los desperfectos en la presa, en la que hay un desplazamiento de las piedras que conforman su estructura en la parte central debido a la fuerza del agua, lo que, a su juicio, «puede minar este punto deteriorado de la presa y provocar su rotura», ya que la fuerza del agua se concentra en ese lugar.

Tres años esperando el BIC

La paciencia de los ayuntamientos de Ames y Negreira empieza a agotarse. Tres años han transcurrido ya desde la solicitud oficial a la Dirección Xeral de Patrimonio, de la Xunta, con los acuerdos plenarios y un exhaustivo informe técnico y de valoración histórica de todos los elementos, que se asemeja más a un Plan Especial, para que el conjunto patrimonial de A Ponte Maceira sea catalogado como bien de interés cultural (BIC), y que cuente con el nivel de protección y cuidado que le confiere tal declaración. Desde entonces, un requerimiento de documentación y a esperar, tras dejar zanjado que la catalogación lo será para el viejo viaducto y sus elementos patrimoniales como sus molinos, dejando fuera de su declaración al conjunto de viviendas y calles de ambas orillas del río Tambre. La cuestión es que el expediente de tramitación sigue «eternizándose» en los despachos de Patrimonio, mientras el deterioro del conjunto sigue avanzando sin piedad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Urgen la restauración de elementos dañados por las riadas en A Ponte Maceira