De la humanización al abandono del puente entre Negreira y Ames

E. forján NEGREIRA / LA VOZ

NEGREIRA

FORXAN

Vecinos piden a la Xunta que repare el viaducto de A Pontenova

26 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Los vecinos del núcleo de A Pontenova, en el término municipal de Ames, reclaman a la Xunta un mínimo mantenimiento del viaducto de piedra de su titularidad, que salva el río Tambre al paso de la AC-448 por el antiguo tramo de la carretera de Negreira.

El nuevo puente, que entró en servicio en enero de 2005, fue objeto de trabajos de humanización cinco años más tarde. Aquel proyecto incluyó la mejora de la travesía entre Piñor y A Pontenova, a la que se dotó de un nuevo firme, aceras, luminarias o un paso de peatones, con una inversión que rondó el millón de euros y que llevó aparejado el adecentamiento del viaducto de piedra, en el que se habilitaron una calzada de adoquín para sustituir el viejo asfalto y luces a pie del pavimento. Pero solo años después de aquella reforma, el viaducto parece haber caído en el absoluto olvido por parte de la Administración autonómica.

Los lugareños describen un a situación de abandono total. «A maleza trepa sen control polos piares e as árbores medran superando os petriles de pedra», denuncian. A esas deficiencias añaden otras relacionadas con el alumbrado público, porque las luminarias de tipo led hace tiempo que dejaron de funcionar por un nulo mantenimiento. «Pedimos que veñan limpar a ponte e repoñan as luces danadas», reclaman los vecinos, para quienes el puente debería encontrarse en un mejor estado de conservación.