Las facturas sin pagar de Santiago y los concellos del área suman ya 18,7 millones tras crecer un 13,7 %

La deuda de la capital con sus proveedores aumentó un 24 % y superó al cierre del 2017 los 12 millones

.

santiago / la voz

La deuda que Santiago y los ayuntamientos de su área de influencia arrastran con las empresas con las que contratan experimentó un crecimiento significativo en el 2017. Según los datos que los concellos remiten al Ministerio de Hacienda, los 25 del área capitalina cerraron el ejercicio pasado con facturas pendientes de pago por importe de 18,7 millones. Este debe supone un incremento del 13,7 % sobre la cifra que el departamento de Cristóbal Montoro reflejó en el balance de diciembre del 2016. En todo caso, el repunte fue mucho mayor en Santiago. La deuda de Raxoi con sus suministradores se situó en 12,07 millones tras aumentar un 24 %.

El dato con el que el Concello compostelano cerró el 2017 es el peor desde que gobierna Compostela Aberta (CA), que a su llegada a Raxoi había heredado de la última etapa 10 millones de euros en facturas pendientes de liquidar. El actual gobierno logró reducir progresivamente esa carga, que llegó a su punto más bajo hace ahora dos años, cuando se situó en 7,26 millones. Sin embargo, esa línea de contención se truncó en el último tramo del 2016, y la deuda con los proveedores municipales pasó entre noviembre y diciembre de representar 8,2 millones a colocarse en 9,72. Aunque con algún altibajo, la misma dinámica alcista predominó a lo largo del 2017, hasta cerrar con la referida deuda de 12,07 millones, con un incremento de 2,35 millones respecto a diciembre del 2016.

En relación al resto de las principales ciudades gallegas, Santiago arrastra la tercera mayor deuda con las compañías con las que contrata. Solo tienen más facturas sin liquidar las dos ciudades que duplican con holgura el censo de Compostela: A Coruña (debe 19,45 millones a sus proveedores) y Vigo (13,31 millones). De este modo, Santiago se mantiene en el cajón más alto del podio de las ciudades gallegas con mayor deuda con las empresas en función de su población. Y el segundo puesto lo ocupa Lugo, que debe 11,71 millones.

Ames triplica su debe

En lo que atañe a los 24 municipios del área de influencia de Santiago, destaca el notable aumento del importe de las facturas pendientes de pago por parte del Concello de Ames. De acuerdo con el último balance de Hacienda, al cierre del 2017 adeudaba 1,61 millones, tres veces más que los 525.813 euros que recogía el balance de diciembre del 2016.

También Ordes empeora su situación. En diciembre del 2016 adeudaba 566.204 euros a sus proveedores. Un año después, 781.211. Siguen siendo más pesadas las cargas que soportan Teo (1,02 millones) y Negreira (819.385 euros), pero estos dos ayuntamientos consiguieron aligerar el importe de esa deuda durante el 2017. Entre los más pequeños, llama la atención el caso de Frades, que debe 374.170 euros. Con el triple de población, Oroso debe 9.298.

Val do Dubra, Negreira y Rois, los únicos que rebasan el plazo legal de treinta días

Solo tres ayuntamientos del área de Santiago exceden el plazo de 30 días que establece la ley sobre morosidad para abonar las facturas a las empresas con las que contratan. Dos son habituales ese incumplimiento del tope legal: Negreira y Rois. El tercero que figura en el balance elaborado con datos de diciembre pasado es Val do Dubra, cuyos datos no constaban en el último informe del 2016. Entonces, también Trazo rebasaba los 30 días (pagaba en 31), pero en este último balance del 2017 es el único concello del área del que Hacienda no muestra información sobre el pago a proveedores.

Eso sí, los que superan el plazo legal lo hacen a lo grande. Val do Dubra se coloca por encima de la barrera de los 100 días. Tarda 105,7 de media en liquidar las facturas a las empresas con las que contrata. Por debajo de los 100 días se sitúa Negreira. En diciembre del 2017 pagaba a sus proveedores en 91 días, por lo que se mantiene en los mismos plazos de finales del 2016. Sí mejora Rois, aunque levemente. El año pasado logró rebajar el período medio de pago de sus facturas de 62 días a 57.

El resto de los concellos del área compostelana quedan dentro del plazo legal. De hecho, 14 abonan a sus proveedores antes de que Hacienda empiece a computar el período de pago. Entre los de mayor deuda, Santiago liquida en 22 días (dato que mejoran en Pontevedra, Vigo y A Coruña) y Ames en 8.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las facturas sin pagar de Santiago y los concellos del área suman ya 18,7 millones tras crecer un 13,7 %