La depuradora de A Barcala minimiza los vertidos de aguas fecales al río

La instalación de un tanque de tormenta alivia la capacidad de la nueva estación


Santiago / La Voz

La nueva depuradora de aguas residuales (EDAR) de Negreira reducirá los vertidos al río Barcala a menos de 20 al año. Será posible gracias a la instalación de un tanque de tormenta, que garantiza capacidad extra para asumir el agua de la lluvia. Estas instalaciones de Augas de Galicia, entidad dependiente de la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, se construyeron con un presupuesto de 6,6 millones de euros, que las convierte en el proyecto de mayor envergadura ejecutado en la comarca de A Barcala.

«En Galicia, para bien o para mal, llueve mucho y la mayoría de las redes de saneamiento del agua son unitarias, es decir, acumulan tanto el líquido de las viviendas como el de las precipitaciones», explica Jean Pierre Blanco Menéndez, director de obra de la nueva depuradora, que asegura que en la antigua EDAR, que no disponía de un tanque de tormenta, «en cuanto caían cuatro gotas se producían vertidos al río». Este depósito de almacenaje de agua está unido a la estación de bombeo y acumula el agua sobrante, un total de 2.600 metros cúbicos, impidiendo su liberación hacia el río.

Esta sería una de las principales soluciones que aporta esta nueva estación comarcal, pero hay otros problemas que ha resuelto con respecto a la anterior, tal y como cuenta Blanco Menéndez. Uno de ellos sería el de dar servicio a los concellos de Negreira y A Baña tras la sentencia que ordenó el derribo de la anterior EDAR. Además, esta nueva instalación atenderá a casi el doble de personas que la anterior, respondiendo de este modo a la problemática que supone el incremento poblacional en la zona. Concretamente, asistirá a 9.500 habitantes, mientras que la estación anterior trabajaba con 5.000. Por otro lado, la depuradora cuenta con avanzados sistemas de eliminación de fósforo y nitrógeno en el agua, además de aplicar un tratamiento con luz ultravioleta en el líquido desinfectado.

En cuanto a la red de saneamiento, se ha sustituido el colector principal de la cuenca de Vilachán, ya que los diámetros eran muy pequeños y ocasionaban vertidos incontrolados a los ríos con excesiva frecuencia. Se aumentó la capacidad hidráulica con un colector de una longitud de 1.089 metros. Además, para el envío del agua desde el tanque de tormentas a la depuradora se emplea una tubería de polietileno de alta densidad, evitando colapsos.

La nueva estación está situada en Negreiroa, en una parcela de 5.920 metros cuadrados y dispone de un caudal máximo de tratamiento de 411 metros cúbicos por hora. Está pendiente el desarrollo de una segunda fase del proyecto, con la que la Administración Hidráulica de Galicia pretende dar servicio a la totalidad de los núcleos de la comarca de A Barcala. La red se extenderá a las parroquias de Barcala, San Cibrán, Broño, Zas y Cobas; además de la conexión del área bañesa de San Mamede y Ceilán.

9.500

Habitantes

La estación dará servicio a casi el doble que la anterior

411,48 m3

Caudal máximo

Capacidad de tratamiento de agua que soporta por hora

2.600 m3

Capacidad extra

Gracias a la instalación del nuevo tanque de tormenta

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La depuradora de A Barcala minimiza los vertidos de aguas fecales al río