Melide salva «in extremis» la zona de baño del área recreativa de Furelos

Natalia Rodríguez Noguerol
n. noguerol MELIDE / LA VOZ

MELIDE

NOGUEROL

La calidad de las aguas es suficiente, tras cuatro años con clasificación negativa

26 abr 2021 . Actualizado a las 23:15 h.

Es como un aprobado en última convocatoria. Melide salvó «in extremis» como zona de baño la disponible en el área recreativa de Furelos, la única zona de esparcimiento estival con la que cuenta el municipio. A diferencia de las últimas campañas, la playa fluvial será apta para el baño la próxima temporada de verano, que arrancará en cuestión de semanas. El informe sobre la calidad de la aguas de la zonas de baño que anualmente emite la Dirección Xeral de Saúde Pública tras los controles analíticos que se realizan de forma periódica durante todo el año atribuye a las de la playa fluvial melidense una clasificación suficiente. De no haber sido favorable el resultado, no solo la administración municipal tendría que desaconsejar el baño en Furelos un verano más, sino que la playa fluvial quedaría excluida del censo de zonas de baño de la Xunta. ¿Por qué? Porque así lo establece la normativa cuando la calidad de las aguas es insuficiente durante cinco temporadas consecutivas, y las de la playa del río Furelos acumulaban esa calificación sanitaria desde la campaña de 2017

La clasificación de la calidad de las aguas para la temporada estival de este año la confirman en la Consellería de Sanidade, desde la que también corroboran que de no haber sido suficiente, la playa fluvial de Furelos quedaría excluida del censo oficial de las zonas de baño de la comunidad autónoma. Pese a haber logrado permanecer en ese registro, y de salvar la campaña estival de este año, la valoración que obtuvo es la más baja de todas las positivas, puesto que la valoración también contempla las calidades de excelente y buena, una clasificación esta última que la zona de baño del área recreativa de Melide no obtiene desde la temporada de 2015.

La problemática en torno a la calidad de las aguas de la playa fluvial de Furelos se atribuye, en gran medida, a la excesiva acumulación de lodos en el lecho de la zona de baño. Para subsanarlo, restaurando la corriente natural del río, la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade ultima un proyecto que, dado su alcance, tendrá que someterse, en contra de lo previsto inicialmente, a declaración de impacto ambiental. La correspondiente tramitación ya la inició el departamento que dirige Ethel Vázquez, que asumió la redacción del proyecto a petición del anterior gobierno local, encabezado por la exalcaldesa del PP, Dalia García Couso.