Personal gerocultor asume labores de enfermería en la residencia de Melide

La baja de la profesional que presta el servicio sanitario está sin cubrir desde octubre


melide / la voz

La baja de la única enfermera asignada al centro de atención a personas mayores de Melide, de gestión pública autonómica, está sin cubrir desde el pasado mes de octubre. Así lo denuncia el comité de empresa de Política Social en A Coruña en un escrito dirigido días atrás a la Inspección de Servizos Sociais de la Xunta, solicitando una visita de control a las instalaciones para constatar la «gravidade» de los hechos. La trascendencia que el órgano que representa a los trabajadores atribuye a la situación reside en que las funciones propias de la enfermería las asume el personal gerocultor, «que, como é evidente, nin ten a formación sanitaria, nin a titulación, nin son as súas funcións», denuncian ante la Inspección para ponerla sobre aviso del «grave risco que conleva obrigar a este persoal a desenvolver funcións e decisións con respecto á saúde dos usuarios, e que no caso de erros, ou decisións que non lles corresponden tomar, podería ter graves consecuencias tanto para as persoas que son usuarias ou residentes do centro, como para o persoal xerocultor, por ser funcións que, en ningún caso, poderían desenvolver».

El comité provincial de empresa insta a proceder a la «inmediata cobertura» de la baja de enfermería en el geriátrico de Melide, con medio centenar de residentes -34 en hogar residencial, y 16 en viviendas comunitarias- y, a mayores, 15 usuarios en el centro de día que también se ofrece como servicio. Los tres meses que el centro de atención a mayores acumula sin personal de enfermería, con la consecuente situación a la que se exponen tanto las trabajadoras que asumen las funciones de esa especialidad sanitaria como los ancianos, ponen de manifiesto «un deixamento por parte da dirección do centro e tamén do Consorcio de servizos sociais da Xunta», denuncia el comité provincial de empresa de Política Social. Apunta que supone un incumplimiento de la legislación vigente en la materia, ya que esta establece que «nas residencias con máis de corenta usuarios ten que haber un médico ou un ATS as 24 horas do día», explica.

Las mismas fuentes añaden que «se falta persoal, fáltalles calidade de vida aos residentes». Y en el centro de atención a personas mayores de Melide, las trabajadoras se quejaron a la central CIG de que ante la falta de personal de enfermería, las gerocultoras también se encargan de realizar controles de glucemia, y de suministrar insulinas y heparinas, mientras que el equipo técnico -integrado, además de por la enfermera de baja, por una educadora social, una terapeuta ocupacional, una trabajadora social y una psicóloga- de preparar la medicación que necesitan los ancianos. Pero ese grupo de técnicos «son traballadores de luns a venres, en horario de mañá», precisa el representante sindical, que también pone el acento sobre el turno de noche, «só cuberto por un xerocultor», así como denuncia que las cuatro operarias de servicios generales -limpieza y camarería- «traballan sete días seguidos». Desde el comité provincial confían en que la dirección de la residencia ceda a las reivindicaciones sindicales al respecto de los turnos de trabajo establecidos para este año, y así evitar presentar un conflicto colectivo en el juzgado de lo social.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Personal gerocultor asume labores de enfermería en la residencia de Melide