Profanan y provocan destrozos en la capilla de O Castelo y en la iglesia de Campos, en Melide

En la parroquial falta un libro litúrgico y vestimentas clericales y en ambas tiraron las hostias consagradas


santiago / la voz

Dos iglesias de Melide aparecieron esta mañana con las puertas destrozadas, los cajones abiertos, todo revuelto y las hostias consagradas tiradas por el suelo. Dos, que se sepa, porque el cura párroco de la localidad reconocía en la tarde de ayer que tienen constancia de los destrozos en la capilla del Carmen, en el alto de O Castelo, y en la iglesia parroquial de Santa María de Campos porque dieron aviso los vecinos, «pero no sabemos todavía si hubo destrozos en alguna más», se lamentaba José Manuel Melle.

Los hechos tuvieron lugar en la noche del domingo al lunes, y al menos en la de Santa María, los vecinos se percataron de noche de que había movimientos de coches inusuales en la zona, pero no fueron conscientes de lo que ocurría hasta que por la mañana descubrieron forzada y destrozada la puerta de acceso al recinto religioso. En la capilla del Carmen, por encontrarse en un lugar más apartado, los ladrones se tomaron su tiempo. «Encendieron las luces y los cirios del altar, lo revolvieron todo y rompieron un micrófono, se nota que estuvieron tiempo allí».

No se llevaron dinero, porque no lo había en ninguna de las dos, pero en la parroquial de Campos se echó en falta un libro sagrado y vestimentas sacerdotales. Por eso, ni el párroco ni quienes acudieron a ver los destrozos saben muy bien si fue un hecho aislado obra de gamberros, o si lo que pretendían los autores era llevarse dinero y forzaron las puertas y lo revolvieron todo con ese fin. «No sabemos si fue una gamberrada o si está relacionado con los robos que está habiendo en la zona, sobre todo en hostelería», reconoció el párroco.

En todo caso, los gamberros se ensañaron con lo que se encontraron e incluso profanaron las instalaciones, porque en los dos casos accedieron a la sacristía y esparcieron las hostias sagradas por el suelo. «Pero no se llevaron los copones», advirtió el párroco. Es decir, que aunque no había dinero que pudieran robar, sí había otros objetos de valor en las iglesias, aparte del libro litúrgico y de las vestimentas que desaparecieron, por lo que no parece que esos objetos de culto fuesen, en realidad, la causa que llevó a los gamberros a destrozar con saña las entradas de los recintos y causar destrozos en su interior.

José Manuel Melle está seguro de que no fue una sola persona, y no cree tampoco que haya sido una acción improvisada porque, al menos en la capilla del Carmen, en lo alto de la zona histórica de la villa, el portalón tenía una férrea cerradura y, sin embargo, la destrozaron. «Tuvieron que utilizar utensilios potentes, no parece obra de una sola persona».

Tentativas hace años

Hace dos o tres años también intentaron entrar en varias capillas e iglesias de las parroquias de Melide, pero que recuerde el párroco, en aquella ocasión hubo daños en las puertas que trataron de forzar, pero no lograron entrar en su interior. Por eso, partiendo de esa experiencia, José Manuel Melle no podía asegurar ayer que lo ocurrido en la madrugada del domingo al lunes se limitase a esas dos iglesias. «Hasta que no vayamos a ver cómo están las demás, no lo sabremos».

Los feligreses de Melide estaban relativamente tranquilos porque, desde aquellos asaltos fallidos, no había vuelto a ocurrir nada en las iglesias de la localidad, por eso ahora les hace sospechar que lo ocurrido el pasado fin de semana coincida en el tiempo con la oleada de robos en locales de hostelería, aunque no tienen pruebas que relacionen los dos sucesos.

Tanto la Policía Local como la Guardia Civil visitaron las iglesias afectadas para redactar un informe, y el párroco tiene previsto cursar hoy una denuncia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Profanan y provocan destrozos en la capilla de O Castelo y en la iglesia de Campos, en Melide