Una decena de concellos ya multan por llevar a los perros peligrosos sin bozal

Pasear los animales sin correa o no recoger sus heces son otras actuaciones sancionadas


redacción / la voz

El ataque de dos perros de raza peligrosa a una mujer en Melide hace unos días volvió a colocar en primer plano la normativa sobre estos animales y su cumplimiento. Las leyes, tanto estatal como gallega, son claras: los perros peligrosos deben salir a la calle atados con una correa no extensible y de una longitud máxima de dos metros, con bozal, acompañados siempre por su propietario y de uno en uno. Son los ayuntamientos los encargados de vigilar que esto se cumpla y los que tienen la capacidad de sancionar si no es así, con multas que pueden ir desde los cien a los 30.000 euros. Aunque las multas por llevar a los perros sin bozal no son todavía muy numerosas, al menos una decena de concellos sancionan ya a los dueños de perros que no cumplen las normas.

La Policía Local de A Coruña tuvo 16 intervenciones en el 2018 por perros peligrosos sin bozal. Fueron menos, en todo caso, que en los dos años anteriores, cuando se registraron 21 (2017) y 35 (2016). El año pasado se pusieron en la ciudad herculina 49 denuncias por perros potencialmente peligrosos que no llevaban bozal, y otras cinco por canes domésticos. Los agentes coruñeses atendieron tres mordeduras a personas y ocho ataques a otros perros protagonizados por animales de las razas consideradas peligrosas.

En Pontevedra se impusieron el año pasado 56 multas relacionadas con el cuidado de perros. Fueron también menos que en el 2017, cuando se contabilizaron 144. Por no llevar bozal fueron multados, en el 2018, los dueños de seis perros peligrosos y de 17 domésticos.

En Narón fueron denunciados seis propietarios de canes por llevarlos sueltos, además de otros tres por carecer de microchip y uno por no recoger las heces de su animal en la vía pública. Cedeira también impuso varias multas por llevar a los perros sin bozal, y en Cariño hubo casi una decena de sanciones por pasear sueltas las mascotas. En Culleredo se tramitaron siete multas en los tres últimos años por perros que no llevaban protección para evitar mordeduras. En Bergondo hubo una sanción por este motivo. En Cambre, uno de los concellos más activos en el control de la normativa de animales domésticos, se impusieron 24 multas por no llevar bozal, otras 21 por perros sueltos y dos por no recoger sus excrementos.

En otros concellos, en cambio, no se han aplicado todavía las sanciones a los dueños que llevan a sus perros sin bozal. En Carballo existe una ordenanza relativa a las mascotas, pero el Concello reconoce que todavía no se han impuesto multas debido a la complejidad de vigilar cada caso. De todos modos, la policía ha comenzado a advertir a los dueños de perros, de momento con un espíritu didáctico, pero no descartan en el futuro sancionar.

En Vilagarcía tampoco se pusieron sanciones por no usar bozal en los últimos dos años. Lo que preocupa en la capital arousana son las heces sin recoger y, de hecho, se va a lanzar una campaña de información sobre ello.

Con información de Xosé Gago, Serxio Barral, Marcos Gago, Ana F. Cuba, María Doallo, Rocío Pita, Elena Silveira, Serxio González y S. G. Rial. 

«Las mordeduras de perros no son un problema sanitario»

R. D. SEOANE
Manuel Tellado e Isabel Casal, cirujanos pediátricos del materno Hospital Teresa Herrera de A Coruña (Chuac)
Manuel Tellado e Isabel Casal, cirujanos pediátricos del materno Hospital Teresa Herrera de A Coruña (Chuac)

Especialistas del Hospital Teresa Herrera atienden cada año a medio centenar de niños con lesiones producidas por sus mascotas. La mayoría, jugando. «Un ataque agresivo es raro», insisten los cirujanos del materno infantil coruñés

«Una mordedura es un caso muy muy puntual, como mucho vemos una a lo largo de todo un año, y que se produzca en un ataque agresivo es todavía más raro», subrayan Manuel Tellado e Isabel Casal, cirujanos pediátricos del Hospital Teresa Herrera de A Coruña, donde se encuentra ingresada en planta la niña de 21 meses mordida por su pastor alemán el pasado domingo. 

De lo poco corriente de casos como el de la pequeña de Narón, da idea el hecho de que inmediatamente se convierta en noticia y motivo de inquietud e incluso debate que un menor llegue al materno atacado por un perro. Cierto es que estos casos inusuales, vinculados a una agresividad inesperada del animal, suelen ser graves, pero los especialistas insisten en «no alarmar» acerca de la seguridad infantil en un entorno en el que cada vez es más habitual la integración de las mascotas en el ámbito familiar . 

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Una decena de concellos ya multan por llevar a los perros peligrosos sin bozal