Óscar Vizcaíno: «La lesión me ayudó en otras cosas de la vida»

El delantero del Lugo juvenil vuelve a competir después de una grave lesión en su rodilla


Lugo

Óscar Vizcaíno (2001, Melide) dio sus primeras patadas al balón en el equipo de fútbol sala de su pueblo. Pronto cambiaría los parqués por el césped y a los 5 años comenzó a formar parte de la cantera del Cire Melide.

El delantero, con un físico privilegiado y un olfato goleador innato, no tardó mucho en destacar y marcar diferencias en las categorías inferiores. Tras siete temporadas, el modesto Cire se le quedaba pequeño, las ofertas comenzaron a llegar y cuando era infantil de segundo año, con 13 años, decidió fichar por el CD Lugo.

La aventura del joven melidense en la ciudad amurallada comenzó de forma brillante. Inició su etapa cadete de la única manera que conoce, anotando goles e incordiando a los centrales de todos y cada uno de los equipos rivales. La segunda temporada en tierras lucenses fue la de su consagración. El equipo funcionó magistralmente y el nombre de Óscar empezó a sonar con fuerza en el panorama futbolístico gallego. Esa temporada le valió la llamada del seleccionador gallego sub 16, aunque no llegó a debutar por culpa de una rotura de fibras en el cuádriceps que sufrió mientras entrenaba. Aquella lesión sería, a la postre, un aperitivo en comparación de lo que la vida le tenía preparado al joven.

El goleador melidense comenzaría su etapa juvenil alternando partidos con el equipo B de Nacional y el equipo A de Honor, con el que llegó a marcar un gol en su primer partido oficial. La temporada fue «una de las mejores» que jugó y el equipo de Nacional logró un meritorio puesto en media tabla, gracias, en parte, a la aportación ofensiva de Vizcaíno.

En el último partido de liga de aquella temporada, contra el Arosa SC, el delantero sintió que su rodilla derecha hacía un movimiento extraño tras un mal gesto. No le dio ninguna importancia y disfrutó del verano con total normalidad. Los problemas llegarían en la pretemporada de su segundo año de juvenil. Sentía inestabilidad en su rodilla, pero el futbolista continuó jugando con la misma ferocidad habitual. Pronto daría comienzo la temporada.

Llegó el fatídico día. 3 de noviembre de 2018. El Lugo se enfrentaba al Pontevedra juvenil. Era el debut del equipo en un renovado campo de A Cheda. Óscar saltó a por un balón dividido con un defensa pontevedrés y en la caída su rodilla se torció de una forma horrible. Se hizo la oscuridad, el dolor era estremecedor. Las pruebas realizadas confirmarían la noticia. El joven delantero tenía el ligamento cruzado de su rodilla derecha roto. Una de las lesiones más temidas por los profesionales. «Fue un momento duro y un paso atrás. Podría haber sido un año muy bonito», lamentó Vizcaíno.

El 17 de diciembre fue operado con éxito. Comenzaba desde ese día una cuenta atrás para volver a los terrenos de juego en la que el melidense no perdió la sonrisa. Trabajó paso a paso para volver más fuerte. Fue quemando etapas: desde los primeros 15 días con muletas y sin apoyar, pasando por sus primeros pasos, hasta los primeras carreras con carga y más movilidad. Óscar quiso agradecer al club todas las facilidades concedidas, con un gran trabajo del fisio del equipo, que se mantuvo a su lado en todo momento. «En el club me ayudaron mucho. Se portaron muy bien conmigo», afirmó.

Ahora, meses después de la lesión, el delantero dio un consejo a todos los que padezcan una lesión semejante. «No te debes frustrar, es un reto. Te ayuda en otras cosas de la vida, que no siempre es color de rosas. Hay que luchar al máximo siempre», indicó.

Vizcaíno formará parte del equipo juvenil A, que competirá en División de Honor contra equipos del más alto nivel nacional como el Celta de Vigo, el Deportivo de la Coruña, el Real Oviedo, el Racing de Santander o el Sporting de Gijón. Afronta este temporada con mucha ilusión y las ganas intactas. El principal objetivo del plantel es el de la salvación pero se muestran confiados en poder alcanzar los puestos más altos del campeonato.

En cuanto a los objetivos personales, Óscar Vizcaíno no quiso marcarse límites. «El primer objetivo es recuperarme al 100% y disfrutar al máximo de este año. Me veo capacitado para afrontar el reto. He aprovechado estos 6 meses para trabajar el físico», comentó orgulloso el joven delantero.

Óscar Vizcaíno se definió como un jugador humilde que no deja de luchar y trabajar. Como futbolista se considera «potente, referente y goleador», que se suman al resto de cualidades. En cuanto a sus referentes futbolísticos señaló que siente especial admiración por Iago Aspas, puesto que el atacante moañés «demuestra una gran inteligencia sobre el verde y un amor innato por la camiseta del Celta».

Pensando en el futuro, el delantero de Melide indicó que le gustaría vivir del fútbol algún día, algo con lo que sueña desde niño, ya que el balompié es para él «más que una forma de vida».

La temporada 2019/2020 del grupo I de División de Honor juvenil dará comienzo, como cada año, la primera semana de septiembre y el calendario aún no se ha sorteado. En dicha competición estarán presentes los jugadores más prometedores del fútbol nacional. La temporada pasada el campeón del grupo fue el Celta de Vigo. Por su parte, el Lugo logró un meritorio sexto puesto en la tabla clasificatoria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Óscar Vizcaíno: «La lesión me ayudó en otras cosas de la vida»