El retorno vacacional de los emigrantes desborda Melide

Las fiestas de San Roque son motivo de reencuentro familiar

.

melide / la voz

Paciencia es lo más recomendable para pasar estos días en Melide. Pero por una buena causa. La localidad multiplica su población y la razón reside en el retorno vacacional de emigrantes que convierten estas fechas en jornadas para el reencuentro familiar. Lo perciben los vecinos en la calle, donde, y por poner solo dos ejemplos, la circulación viaria es más caótica que de costumbre o salir a la compra no está hecho para andar a las prisas.

Esta ruptura de la rutina que impera el resto del año es exclusiva de este mes y, en particular, de la segunda quincena, al coincidir con las fiestas de San Roque que se celebran estos días en la localidad. El puntual incremento poblacional se calcula en un 30 % sobre la reconocida, que es de 7.503 personas. Las cifras sobre el aumento poblacional no son oficiales, sino una estimación del gobierno local, desde el que cuantifican unos 13.000 vecinos estos días.

Esta situación no solo es perceptible en el extraordinario día a día de estas jornadas de fiesta, que se prolongarán hasta el lunes. La factura que por el tratamiento de la basura abona el Concello melidense a Sogama es muy superior a la de que cualquier otro mes, debido al incremento del volumen de recogida, lo que obliga a reforzar, entre otros, este servicio.

Los festejos de San Roque prosiguen con una masiva asistencia a todos los escenarios festivos. Ayer concluyeron las tres jornadas del mercado medieval, se celebró el Día da Bicicleta y la música vino variada con la Orquestra de Cámara de Galicia y la verbena con El Combo Dominicano. Hoy será el turno de la Banda de Música de O Rosal, la Coral Polifónica de Melide y, en la verbena nocturna, la París de Noia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El retorno vacacional de los emigrantes desborda Melide