El mirador de A Muralla rompe la calma de Bustelo, en Dodro

El Concello señalizó el acceso para evitar pérdidas y atascos


dodro / la voz

El éxito de visitantes que tiene el mirador de A Muralla, habilitado en este monte en el mes de febrero por los Concellos de Rianxo y Lousame, ha roto la tranquilidad de los vecinos de una aldea de Dodro, la de Bustelo. Buena parte de los que suben al monte lo hacen por este núcleo o por el de Teaio, también en Dodro. Muchos no conocen el camino y acaban perdiéndose y metiéndose por el interior de Bustelo, tanto que los vecinos ya están más que hartos de indicar la dirección correcta.

Ahora, el Concello acaba de instalar señales para marcar la subida al monte, tanto en Bustelo como en Teaio. Según explica el concejal de Obras y Servicios, Ramón Abuín, lo hacen ante las quejas que hay en la primera aldea por el tránsito continuo de coches, que en verano fue todos los días y ahora, sobre todo, los fines de semana, ya que se guían por el GPS y acaban perdidos en el núcleo, con el consiguiente trastorno y hasta peligro.

«Algúns, despois non saían nin para adiante nin para atrás», explica el edil. El Concello instaló, primero, una señal de prohibido circular, para que los vehículos no se metieran hacia el interior de la aldea, «pero non lle facían caso», afirma Ramón Abuín. Después se puso en contacto con el servidor Google Maps para que corrigiera el camino e indicara el correcto, pero sin éxito, y ahora acaba de instalar las señales de madera.

Previamente, los propios vecinos colocaron también un indicador del camino correcto de subida. Pero, pese a las señales, aún hay quien se guía más por el GPS que por ellas. Así lo confirman vecinos de Bustelo, que reconocen que ahora son menos los que se pierden en la subida pero que aún los hay. «Non deben saber mirar as sinais, que aínda se meten para a aldea. Xa estamos cansados de indicar», dice una vecina. «As sinais vense perfectamente, e o que teñen que facer é mirar para elas e deixar os teléfonos móbiles», añade.

Destacan que en verano «foi un caos», en alusión al tránsito de coches para subir al mirador, con muchos conductores que se metían en el interior de la aldea por seguir las indicaciones del GPS. «Fíanse máis deste que das sinais; non se entende», lamentan.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mirador de A Muralla rompe la calma de Bustelo, en Dodro