Antonio Pose: «El aislamiento es un problema muy grave de nuestras personas mayores»

Jefe de medicina interna del CHUS defiende el interés de la nueva unidad de cuidados intermedios del área sanitaria


SaNtIaGO / LA VOZ

Este mes entró en vigor el concierto entre el Sergas y la Fundación Fesan para poner en marcha una unidad de cuidados intermedios sociosanitarios en la residencia de personas mayores de esa entidad, en Brión. «Es una novedad importante en nuestra área sanitaria, y es de esperar que haya más en el futuro. Nos puede ayudar mucho a mejorar la calidad de la asistencia de pacientes crónicos de edades avanzadas y procurar su recuperación funcional. Beneficiará sobre todo a quienes se deterioran durante su ingreso en el hospital, para que puedan regresar a su hogar de procedencia», explica Antonio Pose, jefe de medicina interna del CHUS, el servicio en el que más repercutirá esa unidad.

Hace un año, explica, una tesis doctoral investigó la situación sanitaria y social de las personas mayores de 80 años de Santiago: «Nos centramos en el cupo de un médico de atención primaria, que incluía 480 mayores de 80 años. Fue una sorpresa encontrar que un 18 % de esas personas vivían solas o con su pareja de edad similar; muchas en el casco antiguo, en edificios sin ascensor, lo que reduce sus posibilidades de salir. Ese trabajo concluye que el aislamiento es un problema muy grave de nuestras personas mayores», indica.

Es habitual que esas personas rechacen la posibilidad de ir a una residencia, porque en la mayoría de los casos supone quedar ingresado en ella, y prefieren estar en su casa, indica Pose. Es ahí donde está el interés de la unidad de la Fundación Fesan: «Estas unidades concertadas acogen a pacientes durante un tiempo y después, según su evolución, pueden devolverse a su hogar de procedencia o, si no se consigue una recuperación adecuada, buscar un lugar apropiado para sus condiciones físicas y mentales, con el soporte necesario. Es una visión diferente de las residencias», sostiene.

Antonio Pose defiende la relevancia de esta novedad asistencial para el área sanitaria. Para que un paciente utilice esa unidad de cuidados intermedios sociosanitarios deberá ser evaluado y cumplir unas condiciones. «Se estima que un 30 % de la población mayor de 65 años ingresada en el hospital son personas frágiles. Eso significa que están en una situación de riesgo y que pequeños problemas como infecciones, traumatismos, golpes de calor o frío extremo, anemias, arritmias y otros problemas de salud pueden deteriorar de forma importante su funcionalidad; y ese deterioro puede ser reversible, irreversible, y a veces incluso resultar en la incapacidad total o en la muerte. Y como nuestro sistema sanitario público está enfocado a la atención de pacientes con procesos agudos, es relevante una nueva alternativa como esta para evitar el fracaso de la asistencia a pacientes crónicos», insiste este especialista.

Resalta que más de 2.000 personas mayores residen en centros sociosanitarios públicos o concertados del área sanitaria «y más del 70 % de ese colectivo son dependientes. Pero hay más personas fuera de las residencias que probablemente tienen problemas de convivencia, que se acentúan durante las descompensaciones de su estado de salud y que podrían recuperar su capacidad si se les ayuda de forma adecuada», dice.

Así, agrega, se favorecería que «muchas personas con enfermedades crónicas, que tras las descompensaciones pierden capacidad, puedan recuperarla con apoyo en un centro especializado y después continuar con su vida previa, aunque precisen algún tipo de apoyo sanitario o social».

También contribuirá a agilizar las altas en el hospital, y que no ocupen camas necesarias para asistir a más pacientes, cuando ellas pueden ser atendidas bien en ese dispositivo de cuidados intermedios sociosanitarios: «por ejemplo, una persona que no tiene el hogar en condiciones para volver, porque precisa una silla de ruedas y se necesitan obras para adaptarlo a esa nueva situación, puede esperar en esa unidad intermedia unos días hasta que se efectúen esas reformas, en vez de ocupar una cama en el hospital», manifiesta.

Médico y docente. Antonio Pose es jefe de medicina interna del CHUS, profesor de la Facultade de Medicina, e investigador.

Unidad. El Sergas concertó la nueva unidad de cuidados intermedios sociosanitarios desde este mes con la Fundación Fesan. Aún no la utilizó ningún paciente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Antonio Pose: «El aislamiento es un problema muy grave de nuestras personas mayores»