Solo tres de cada diez vecinos tienen banda ancha de última generación

La situación se recrudece en concellos como Toques, Santiso, A Baña y Boqueixón, donde más del 90 % carecen del servicio


Santiago / La Voz

La llegada de la banda ancha de última generación está lejos de convertirse en una realidad en el área de Compostela. Cerca del 64 % de los vecinos todavía no disfrutan de este tipo de conexión. O, lo que es lo mismo, solo tres de cada diez disponen de una red adaptada a los tiempos que corren. Esta es la radiografía que arroja el informe anual del 2018 elaborado por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, en la que queda retratada la brecha en el acceso a una herramienta tan indispensable hoy en día como es Internet, tanto en el ámbito empresarial, como en el educativo o doméstico.

En líneas generales, los concellos con más habitantes son los que mejor dotados están. Santiago está a la cabeza, donde solo 8.492 personas de una población de cerca de 96.000 personas se encuentran en una zona blanca, lo que supone que velocidad real para operar en Internet es inferior a los 30 megabits por segundo (Mbps), muy por detrás de las que ofrecen actualmente la fibra óptica, el cable coaxial o el VDSL -sistema mejorado del ADSL-. También los porcentajes son bastante positivos en los municipios de Ames, Oroso, Melide, Brión y Teo.

Sin embargo, la cruda realidad es que en 15 de los 25 concellos de la zona más de la mitad de sus vecinos no han visto llegar la banda ancha de última generación, con las limitaciones que eso conlleva para el día a día de muchos de ellos. Pueden considerarse unos privilegiados los que tienen una conexión moderna en Toques, 29 vecinos de Souto; los 180 de Lañas y Nantón, en A Baña; los 93 de Balada (Santiso); o los 424 que viven entre Forte y Vilar, porque el 90 % de los habitantes de Boqueixón, a diferencia de ellos, está en una zona blanca que, según el mapa del Ministerio, no tiene un acceso ultrarrápido ni aspiran a tenerlo hasta en esta década.

¿La solución? «Las Administraciones públicas no te la dan. Solo la empresa privada, pero los megas salen carísimos», indica David Formoso, vecino de Lestedo, que hace un tiempo emprendió una recogida de firmas para pedir medidas ante los problemas con Internet. Cansado de esperar por una contestación de las instituciones, y tras mucho buscar, acabó contratando este año un servicio específico a pesar de tener que pagar una tarifa bastante más alta que las que hay en Santiago.

«Tener una buena conexión a Internet es fundamental, hasta el punto en que había empresas de dos socios que se querían instalar en Lestedo, porque había locales desocupados a buen precio para alquilar, y al ver que solo tenían uno o dos megas se largaron», cuenta Formoso. «Pisos que podían estar ocupados no lo están e incluso hay gente que se va de aquí porque sus hijos no pueden hacer los deberes, ahora que cada vez hay más asignaturas que requieren una conexión, porque en el momento en que se conectaban dos personas se bloqueaba», explica el vecino de Boqueixón.

Más de 19.000 personas se unirán a la conexión ultrarrápida en el 2020

 

 

Este mismo año fueron adjudicadas actuaciones para ampliar la conexión ultrarrápida en el área de Santiago. Con ellas, está previsto que más de 19.000 personas se beneficien de un acceso a redes de 100 Mbps en el 2020. Una parte de estos, verán llegar el servicio de última generación a través del Plan de Banda Larga de la Xunta, que acaba de conceder una subvención a Telefónica para extender fibra óptica en núcleos de menos de 300 habitantes. Además, el Estado ha publicado recientemente una nueva convocatoria para este año y hay otras pendientes para Galicia dentro del Plan 300x100 que afectarán a núcleos de mayor tamaño.

Por otra parte, la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) indica que todos los polígonos de la zona tendrán conexiones de más de 100 Mbps este año. La Xunta ya dotó a ocho de una cobertura de hasta 350 Mbps y esta año cubrirá a uno más, el de Boqueixón. La extensión de fibra a parques industriales y las ayudas a empresas que se encuentran aisladas en el rural es uno de los objetivos de la Amtega que, en colaboración con el Gobierno Central, también se ocupa de hacer llegar la banda ancha a los centros educativos dentro del proyecto Escolas Conectadas.

Planes en centros educativos

En el área de Santiago, la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia calcula que cerca de 80 centros educativos, en los 25 concellos de la zona, dispondrán este año de una conexión de última generación de más de 100 Mbps. Se están ultimando los despliegues. El objetivo es que, en los próximos meses, «o 100 % dos centros públicos de primaria e secundaria terán acceso a redes ultrarrápidas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Solo tres de cada diez vecinos tienen banda ancha de última generación