Conociendo el tesoro artístico de A Algalia, en Boimorto

Cristóbal Ramírez SANTIAGO

BOIMORTO

CRISTÓBAL RAMÍREZ

El enclave se muestra muy generoso en edificios históricos, que se comenzaron a levantar hace dos mil años

14 may 2022 . Actualizado a las 04:50 h.

Propuesta: ir a dar una vuelta por A Algalia, un topónimo que el profesor Cabeza Quiles afirma que significa cueva o gruta, «polo que debe referirse a antigas covas, depresións do terreo ou costas». Pero hay que hacer la advertencia de que para ir a A Algalia es necesario coger el coche. Porque no se trata ni de A Algalia de Arriba ni de la de Abaixo, es a A Algalia de Boimorto, parroquia de Dorméa, entre Melide y el conocido cruce de Corredoiras, ese típico lugar por el que se pasa y nunca se para. Aunque lo cierto es que merece la pena detenerse y mirarlo con calma. Las viviendas unifamiliares no tienen mucho que decir, pero si se elige la carretera de la izquierda y se gira a la derecha en los dos primeros cruces la cosa ya cambia.

Y es que el visitante ha ido a dar ante la ermita de San Brais, que tampoco es que vaya a hacer abrir la boca de asombro puesto que rezuma sencillez hasta decir basta y su estado resulta difícil calificarlo de óptimo. Claro que si se encuadra con el gran molino y el no menos impactante priorato, tapizados todos los alrededores de verde, la imagen ya se ha transformado por completo. Siglos de historia concentrados en ese paisaje.

Añádase que justo a la espalda quedan otros dos elementos dignos de ser reseñados. El primero es un cruceiro no demasiado antiguo ni de gran valor, pero que en el conjunto se convierte en la guinda del pastel. ¿Y el segundo elemento? Pues es tan enorme que no se ve. Porque detrás del cruceiro se levantó un talud: se trata de la muralla de un castro de grandes dimensiones. Cruzando el foso y ascendiendo se tiene una perspectiva de cómo era ese recinto de al menos un par de milenios de antigüedad y que ha sido mutilado por la pista por la cual ha llegado hasta ahí el visitante.