Arzúa contiene el aliento por los rebrotes

El primer foco tiene su origen en una persona que llegó desde Cataluña y el segundo es un vecino que trabaja en Curtis y no sabe dónde se contagió


santiago / la voz

Por dos veces en el breve espacio de una semana, Arzúa ha visto ligado su nombre a uno de esos puntos rojos con los que se señalan en el mapa los temidos rebrotes del coronavirus. La buena noticia es que ambos parecen controlados, ya que todas las pruebas PCR realizadas a los contactos confirmados de los nueve contagiados han dado negativo y ayer ya no se encargaron más test. En el municipio contienen el aliento y esperan que la racha de positivos se detenga.

¿Qué ha pasado en Arzúa para que se vean tan afectados por los rebrotes? Pues nada fuera de lo que es habitual en la dinámica de los contagios del covid-19. El primer foco fue importado. Un hombre llegó contagiado desde Cataluña y cuando se bajó del autobús que lo dejó en el pueblo ya se encontraba mal. Actuó muy rápidamente y enseguida acudió a los servicios sanitarios, lo que permitió que solo dos familiares que residen en Melide se viesen afectados y ahí se detuvo la cadena de infecciones.

El segundo brote, el más reciente, no puede considerarse como importado, ya que el primer infectado es un vecino de Arzúa que, eso sí, trabaja fuera del municipio, en Curtis, y que no tiene ni idea de dónde pudo entrar en contacto con el covid-19. El afectado también actuó con rapidez nada más empezar a presentar síntomas, lo que ha permitido que solo haya contagiado a cinco personas de su entorno familiar. Todos están confinados en sus domicilios y las autoridades sanitarias descartan tanto que haya conexión entre los dos focos, que son totalmente independientes, como que se haya llegado a producir transmisión local, dado que los datos con los que ahora se cuenta señalan que no hay más infectados y que el episodio estaría controlado y el número de afectados ha quedado en los nueve en total, dos en Melide.

El impacto emocional que han tenido los dos brotes consecutivos en Arzúa es tremendo Pese a las buenas perspectivas de evolución, el impacto emocional que han tenido los dos brotes consecutivos de coronavirus en Arzúa es tremendo. Sus vecinos no ocultan su preocupación y no son pocos los que observan con desconfianza tanto a los que llegan desde lugares problemáticos como Cataluña, el País Vasco o Madrid, como a los turistas y especialmente a los peregrinos que visitan el municipio este verano.

Arzúa, a 38 kilómetros de Santiago, forma parte de la penúltima etapa del Camino Francés, por lo que sus calles son siempre un hervidero de peregrinos. Muchos de ellos no usan la mascarilla pese a que es obligatoria, lo que levanta muchos recelos entre los vecinos. Es cierto que la gran mayoría sí se la ponen cuando atraviesan zonas urbanas, pero ellos mismos admiten que se la quitan cuando salen a zonas despobladas, pese a que siguen estando obligados. Por ello, en el concello hay quienes les ven con desconfianza pese a que son una fuente de ingresos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Arzúa contiene el aliento por los rebrotes