La rondalla arzuana Moraima corona sus 20 años con un disco

El primer álbum del grupo, «Aloumiñando», tiene doce piezas


arzúa / la voz

Era una espina que tenían clavada desde hace ya bastantes años, pero por haches o por bes no pudieron sacársela hasta ahora. Después de dos décadas de trayectoria, la Rondalla Moraima logró situar en la calle su primer trabajo discográfico. Se presenta al público como Aloumiñando y en él, esta agrupación musical de Arzúa ofrece una docena de temas, representativos del amplio y variado repertorio que tienen. «Tiñamos a ilusión dende hai moitos anos, pero a falta de cartos e de tempo foi retrasando o disco ata que no 2017 tomamos a decisión: ou agora ou nunca, nos dixemos», cuentan en el grupo.

Y así fue como a finales de 2018 se pusieron manos a la obra en el estudio de grabación del local municipal de ensayo, del que salieron cuatro canciones de música gallega, dos instrumentales -un tango y una habanera-, una ranchera y un bolero, entre otras piezas, como la compuesta por Luis Vidal, que musicó el poema Galicia, del escritor lucense Manuel María. Vidal es el arreglista de la Rondalla Moraima, de la que también forman parte Julio Agra, José Manuel Trillo, Juan Carlos Mato, Susana Quintela, Antonio Raposo, Sandra Varela, Mónica Rivadulla, Alfonso Villar y Chus Villar. Son la voces masculinas y femeninas de la formación, que pone música a las letras de las canciones que interpretan con laúdes, bandurrias, guitarras, panderos y flautas.

Orígenes

La rondalla de Arzúa echó raíces hace dos décadas por iniciativa de uno de los cinco miembros que se mantienen en la agrupación desde su nacimiento: Antonio Raposo, alma máter del conjunto, que impulsó hace dos décadas con un grupo de exalumnos y otros vecinos de Arzúa aficionados a la música popular. Raposo, presidente de la Asociación Rondalla Moraima -el colectivo que da soporte a la formación-, fue profesor de laúd y bandurria, mentor, por tanto, de más de un miembro de una formación con mucho mérito. «Todos sabemos tocar, pero a metade de nós non temos estudios de música, polo que lemos as partituras cifradas. Todo un reto», cuentan desde la agrupación, que empezó «con pezas moi sinxelas» y ahora es capaz de interpretar temas «moi complexos».

Es el resultado de la perseverancia y del trabajo. Se reúnen dos horas a la semana en un ensayo al que «non falta ninguén», cuentan. La disparidad de edades -«somos un grupo moi dispar, no que hai xente de xente de setenta e pico, e xente de corenta»- no supone una brecha. Todo lo contrario. «Levámonos de marabilla», comentan en la Rondalla Moraima, que este fin de semana presentó Aloumiñando, del que editaron 500 copias, en el auditorio municipal. Lo llenaron hasta la bandera.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La rondalla arzuana Moraima corona sus 20 años con un disco