Las lluvias cogen de nuevo al Concello con el plan de prevención sin hacer

Los proyectos están disponibles, pero pendientes de la habilitación de crédito


santiago / la voz

Las primeras lluvias fuertes han evidenciado de nuevo los problemas de inundaciones que arrastran desde hace años varios puntos de la ciudad y sobre los que todavía no se ha actuado. Porque más allá de algunas intervenciones puntuales, el plan que había anunciado el gobierno municipal sigue sin concretarse. Pudieron comprobarlo ayer los usuarios de primera hora del Polígono do Tambre, adonde los bomberos acudieron de madrugada para achicar el agua que la lluvia que descargó de noche dejó en un punto del área industrial.

A finales del 2015, el Concello había identificado hasta dieciséis puntos conflictivos ante lluvias fuertes y riadas. Lo hacía tras el informe encargado a Viaqua, en el que colaboraron los Bomberos y la Policía Local, a raíz de los problemas que las lluvias torrenciales del 5 de octubre de aquel año habían generado en parte de la ciudad. Y con ese informe llegó el anuncio de un plan que fijaba entre 300.000 y 400.000 euros el coste de las intervenciones precisas, con una amplia variedad de importes en función del problema en cuestión y de los requerimientos técnicos para darles solución. Un año después, sin embargo, las primeras lluvias cogían al Concello con ese plan sin hacer. Y otro tanto acontece ahora. Porque si bien los proyectos para eliminar esos puntos negros están ya disponibles, carecen de fondos para su ejecución. Con el otoño pidiendo permiso cuando octubre enfila su ecuador, están pendientes de que se les habilite crédito. Todavía, y con el verano, largo verano, ya vencido.

La determinación competencial sobre la asunción de esos trabajos parece estar detrás de, al menos, parte de un retraso que la oposición evidenció en los últimos meses. Fue el mismo debate que en el anterior mandato enredó al Concello y a la concesionaria del mantenimiento de la red de alumbrado público para reponer el cable de cobre sustraído en numerosos puntos de la ciudad. En este caso, la controversia se ha dado con Viaqua, la responsable del mantenimiento de la red de saneamiento y pluviales, aunque a tenor de la espera de la habilitación de crédito por parte del Concello, parece que el debate se ha resuelto a favor de la concesionaria. Desde el gobierno de Noriega (CA) afirman que pretenden resolver esa cuestión antes de que concluya el año y anuncian como prioritaria la intervención en Santa Clara. En el entorno del Auditorio, del Multiusos de Sar y de la plaza de España, y en San Lourenzo, Victoria Míguez y avenida de Lugo, se hallan otros de los puntos detectados, además del Olvido, donde ya se actuó.

El primer aguacero del otoño anega el polígono del Tambre

 

m. m./ u. l.

La primera jornada de lluvia del otoño se dejó sentir especialmente en el polígono del Tambre, donde volvieron a producirse episodios de inundaciones en la vía Edison. Sin llegar a la situación vivida el pasado invierno, cuando el agua inundó varias naves industriales, una gran bolsa de agua se concentró en la vaguada de la vía Edison, y los bomberos tuvieron que acudir hasta en dos ocasiones al polígono del Tambre para achicar. La primera fue a las cinco de la mañana, y la segunda, a las seis.

A esta misma hora, otro equipo de los bomberos se desplazó a la avenida de Lugo para eliminar una bolsa de agua que se forma siempre que llueve, en la confluencia con la avenida Torrente Ballester. Y en San Lourenzo tuvieron que levantar las tapas del alcantarillado para evacuar el agua. En este caso, las hojas de los árboles de la carballeira tapaban los registros. En jornadas anteriores, los trabajadores de parques y jardines estuvieron retirando hojas de la calzada en San Caetano, donde suelen producirse problemas por ese motivo.

Además, la lluvia que siguió cayendo durante la mañana complicó más aún la circulación en los accesos a Santiago. El cuello de botella en Volta do Castro volvió a ser el punto más conflictivo, seguido del carril en superficie de la rotonda de Conxo. En Galeras, también hubo más problemas de los habituales a primera hora, y en el trayecto de subida del Hórreo hacia la praza de Galicia y Virxe da Cerca, las retenciones coincidieron nuevamente con las horas de entrada y salida a los centros educativos.

El CPI de Rois, inundado

Fuera de Santiago, varias aulas del edificio de secundaria del CPI de Os Dices, en Rois, quedaron inutilizadas por el agua de la lluvia caída de noche que, en algún caso, entró por las ventanas o por el hueco de las persianas. Así, no se pudo celebrar clase en las aulas de Música o Informática, además de verse afectado el laboratorio y otros espacios. En total, hubo siete aulas afectadas y en algún caso, como en la de Informática, con el material mojado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las lluvias cogen de nuevo al Concello con el plan de prevención sin hacer