El nuevo «river club» de Ames con vistas a uno de los pueblos más bonitos de España

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

AMES

El barcalés Borja Rodríguez, en la terraza con vistas de A Ponte Vella River Club, con capacidad para unas 85 personas sentadas en este momento, aunque «imos aumentar a licenza ata as 200», puntualiza. En principio, el bar estará abierto solo durante la temporada de verano, aprovechando la temporada alta turística.
El barcalés Borja Rodríguez, en la terraza con vistas de A Ponte Vella River Club, con capacidad para unas 85 personas sentadas en este momento, aunque «imos aumentar a licenza ata as 200», puntualiza. En principio, el bar estará abierto solo durante la temporada de verano, aprovechando la temporada alta turística. PACO RODRÍGUEZ

Abrió hace solo 15 días y ya hay colas para entrar en esta terraza de A Ponte Maceira que queda en el lado de la orilla amiense

15 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Borja Rodríguez Fernández vive en Reino (Ames), a un par de kilómetros de A Ponte Maceira. El negreirés de 42 años dirige un nuevo river club con vistas privilegiadas al pintoresco pueblo declarado BIC y uno de los más bonitos de España. Con una terraza exterior y una zona cubierta que asoman desde la orilla amiense al Tambre, A Ponte Vella River Club lleva abierto un par de semanas (desde el 1 de junio) y ya se forman colas para entrar.

PACO RODRÍGUEZ

«Tiven que traer xa neveiras máis grandes porque non daba feito... Dende hai un tempo, A Ponte Maceira ten unha afluencia de visitantes moi grande. Veñen alemáns no autobús, excursións de hoteis e axencias de viaxes que inclúen esta parada obrigada nos seus tours, moitos turistas chegan pola súa conta ao estar entre os lugares recomendados nas guías... E, por outra parte, o Camiño de Santiago non deixa de crecer. Os peregrinos que fan o de Fisterra e pasan por aquí son cada vez máis. Moitos deles pasan pola mañá facendo a etapa do día e volven pola tarde porque lles gustou. Este é un ben de todos, pero andaba falto de servizos. Non había un sitio onde puidera resgardarse do sol toda esa xente nin onde ir ao baño. Podemos falar de que por aquí pasan unhas mil persoas diarias e, neste local, acaban entrando agora un 40 % delas».

PACO RODRÍGUEZ

Borja llegó a un acuerdo con el gerente del restaurante colindante, que en su día utilizaba esa parcela con acceso independiente como aparcamiento, para explotarla como terraza de verano (el mesón trabaja, fundamentalmente, bajo reserva y para el público que va a comer). «Dende aquí, sentado nunha mesa, vese a ponte medieval, a cascada, o pazo de Baladrón e mailos muíños. É a foto que falta da Ponte Maceira», afirma un polifacético barcalés de espíritu emprendedor —se dedicó desde al mundo del miel hasta a los desbroces— con experiencia en la hostelería. Cuenta que, cuando trabajaba como socorrista en Ibiza, compaginaba ese empleo con el de camarero y ha querido adaptar el formato de beach bar ibicenco a este emplazamiento fluvial: «Buscan un sitio idílico, ofrecen unha sombriña para desfrutar das vistas con música jazz ou chill acorde co ambiente e contan cunha barra central ou retrasada para o autoservicio. É dicir, o cliente pide, paga no momento e séntase».

PACO RODRÍGUEZ

Por el momento, en A Ponte Vella River Club solo sirven bebidas con horario ininterrumpido, de 11.00 a cierre (ya por la noche) de jueves a martes (el miércoles descansan, aunque valora Borja la posibilidad de abrir todos los días a partir de julio). «Temos un godello da casa fresquiño que sae moi ben... xa perdín a conta de cantos litros vendín», comenta el responsable de la terraza, quien planea ofrecer también algo de picar y helados. Y, más delante, su idea es organizar jornadas de mojitos.