El rural de Ames se planta ante el bus

Olimpio Pelayo Arca Camba
o. p. SANTIAGO / LA VOZ

AMES

Xoán A. Soler

Vecinos de Bugallido, Ortoño y Biduído retienen en Guimaráns el microbús para exigir otro de mayor capacidad y el restablecimiento del P2 a Santiago

08 oct 2021 . Actualizado a las 20:48 h.

El pasado 23 de diciembre la línea P2 del autobús urbano de Santiago dejó de adentrarse en el municipio de Ames, y sus tres parroquias más pobladas (Bugallido, Ortoño y Biduído) se quedaron sin un enlace vital para desplazarse a la ciudad. Nueve meses después, y tras el compromiso antes del verano de un convenio entre los Concellos de Ames y Santiago para reponer el bus urbano, la situación sigue igual. De doce frecuencias diarias con el P2 que facilitaban poder desplazarse a estudiar, a la plaza de abastos o al centro se ha pasado a seis en el autobús procedente de Rois, tras decidir en mayo la Xunta desviar esa línea para que pasara por Agro do Muíño y Ortoño.

Pero según el colectivo vecinal de Bugallido los vecinos no ganaron nada: las frecuencias son insuficientes, con horarios menos adecuados y para más inri el servicio se presta «cun minibús ao que non se permite subir con carros de bebé nin da compra, de 17 prazas», por lo que aseguran que en muchas ocasiones los vecinos se quedan en tierra porque ya va completo. El reciente inicio del curso vino a agravar aún más la situación cuando más necesario es el transporte público.

Ante semejante panorama y hartos de esperar soluciones que nunca llegan, en torno a 90 vecinos de las tres parroquias amienses se apostaron ayer en la parada de Guimaráns (Bugallido) para subirse al autobús de las 18.45. Era misión imposible, y lo sabían: demandaron al conductor otro autocar, que no llegó. Retuvieron 15 minutos la línea mientras mostraban una pancarta que rezaba «Queremos o noso bus», y tras un pequeño incidente con un pasajero, dejaron al microbús seguir su ruta. Como dicen que sucede a menudo, los vecinos lo vieron marchar desde la parada.