«Dixicontos» desde casa, la receta de las bibliotecas de Ames para leer en pandemia

Divina Fernández y Bibiana Calvo utilizan Facebook para su programa municipal de animación a la lectura consiguiendo miles de visualizaciones


santiago / la voz

Ha pasado más de un año desde el primer confinamiento, que eliminó hábitos de vida cuya recuperación parece muy lejana y como contraste, con el encierro en los hogares y la necesidad cultivar cuerpo y mente, germinaron iniciativas culturales a las que todavía les queda un largo recorrido por las restricciones de aforos.

Una de ellas fue el proyecto Dixicontos, promovido en Ames por Divina Fernández y Bibiana Calvo, las animadoras a la lectura de las bibliotecas municipales de O Milladoiro y Bertamiráns. Ambas tuvieron que adaptarse a una realidad que les resultaba ajena: ofrecer sus sesiones de cuentos grabándose con medios muy rudimentarios e intuyendo las mirada expectante que quien no levanta un metro de altura y disfruta con cada historia. 

Del buen resultado de los Dixicontos hablan las visitas a la página de Facebook de las bibliotecas, con una media de mil visualizaciones por sesión semanal.

 Pero detrás de este éxito hay mucha tramoya. «Comezamos coa pandemia, pechadas na casa e coa sorte de que as dúas temos rapaces pequenos e tiramos dos fondos literarios que tiñamos na casa», recuerda Divina Fernández, que reconoce que no lo pasa precisamente bien con cada sesión. Tras el confinamiento, las grabaciones, la una a la otra, las realizan en las bibliotecas. Y Fernández reconoce que no le resulta un trabajo fácil: «A min non me gusta nada iso de falarlle a un teléfono e gravar. É unha sensación moi fría, e tamén porque hai que repetir e repetir, xa que hai cousas que fallan ou simplemente porque alguén ven a recoller un libro. E iso fai que, en ocasións, teñas que repetir e gravar todo moitas veces». Por eso echa especialmente de menos «interactuar co público porque me axuda moito, xa que coas redes sociais perdes ese contacto cas familias, porque xa non podes falar da actividade».

Frente a esta opinión, Bibiana Calvo prefiere centrarse en la parte positiva de todo lo que rodea a Internet. «Facebook y las redes sociales son el boca a boca de antes», afirma. Eso sí, también extraña la actividad tradicional de las bibliotecas, especialmente la que ambas desarrollaban con los programas infantiles de animación a la lectura, en los que Ames fue un referente, ya que el suyo es un trabajo municipal, no un servicio externalizado, «e iso non é o habitual», recalca.

Ante el éxito de los Dixicontos continúan con unas grabaciones, que tras la reapertura de las bibliotecas combinan con distintas actividades y talleres, sobre todo para más mayores, ya que así aprovechar mejor el escaso aforo de cada taller. 

Ambas aguardan como agua de mayo algo que se parezca a la vieja normalidad, pero si pudiesen viajar más en el tiempo retrocederían al menos una década, cuando organizaban visitas de todas las clases de cada curso para reforzar sus programas de animación a la lectura y también llevaban los cuentacuentos al rural. Entonces, apunta Bibiana, «los niños vivían menos estresados, con menos actividades y más tiempo para la lectura».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«Dixicontos» desde casa, la receta de las bibliotecas de Ames para leer en pandemia