La Xunta vincula el proyecto de la EDAR de Sisalde a que Ames y Brión mejoren el saneamiento

Emma Araújo SANTIAGO / LA VOZ

AMES

XOÁN A. SOLER

Augas de Galicia solo financiaría parte de la ampliación

05 feb 2021 . Actualizado a las 22:17 h.

 Los problemas de contaminación del río Sar tienen buena parte de su origen en los vertidos de aguas residuales que generan los concellos por los que discurre su cauce, especialmente Santiago y Ames, debido a las deficiencias de las plantas de depuración (EDAR) de Silvouta, que trata las aguas fecales de Santiago, y Sisalde, a las que llegan los residuos de Ames y Brión.

El Concello amiense reclama desde hace años una ampliación de la EDAR de Sisalde, construida para tratar las aguas residuales de 10.400 personas, una población que quedó desfasada hace años, ya que un informe de la concesionaria del 2017 elevaba este dato a los 23.500 habitantes. En febrero del 2012, con Santiago Amor (PP) como alcalde y Agustín Hernández como conselleiro, la Xunta anunció la redacción del proyecto técnico como primer paso para ampliar la depuradora. Desde entonces, el Concello ha recordado este compromiso. El alcalde, José Miñones, se lo recordó a Feijoo el 8 de enero durante la visita al nuevo centro de salud de O Milladoiro y también se lo planteó al delegado territorial de la Xunta, Gonzalo Trenor.

Sus demandas han obtenido como respuesta de Augas de Galicia que para que este proyecto vea la luz faltan muchos pasos. Y la mayor parte, incluso la aportación de fondos, se los traslada al Concello. La directora de este organismo autonómico, Teresa María Gutiérrez, ha respondido a Miñones destacando que «o saneamento e a depuración son competencias municipais», si bien reconoce que las demás administraciones públicas contribuyen a financiar este tipo de obras.

Sobre la propia EDAR de Sisalde, Gutiérrez señala que «non só é necesario actuar na propia depuradora, que ten superada a súa capacidade, senón tamén, e de forma moi relevante, nas redes de saneamento, tanto de Brión como de Ames, que están transportando e bombeando augas limpas cara á EDAR e provocando numerosos alivios, facendo que o conxunto destas instalacións resulte totalmente ineficaz».

En consecuencia, insta ambos concellos a subsanar el problema asumiendo las mejoras en la red de residuales. Como paso previo, Augas de Galicia trabaja en un inventario del estado de la red que dará paso a un estudio la contaminación que llega la EDAR. «Tras estas actuacións estarase en condicións de desenvolver un proxecto suficientemente maduro para buscar o seu financiamento. Financiamento no que, sen dúbida, o Concello deberá participar», añade la directora del citado organismo.

El gobierno amiense cuestiona todo el argumentario de Augas de Galicia al señalar que la administración competente en la cuenca del Sar es la Xunta, que en el 2012 anunció la redacción del proyecto. «E desde entón non fixeron nada», afirma Blas García, edil de Urbanismo, que recuerda el compromiso adquirido de la Xunta, a la que le responde que sí financió otras depuradoras en muchos concellos.

Blas García señala que Augas de Galicia «non pode escapar da súa responsabilidade» y destaca que el Concello de Ames ya asumió mejoras en la planta que costaron 400.000 euros