El colegio de Barouta planta, recicla y hasta le da a la robótica

El recinto educativo tiene huerto propio desde hace años, fundamental para su proyecto «Somos lo que comemos». Apuestan por el compostaje, las nuevas tecnologías y tienen radio propia para contarlo todo


Durante años, el colegio de Barouta, de Ames, fue algo así como el hermano pequeño por su lejanía del área urbana de Bertamiráns. El incremento de población lo convirtió en una alternativa para familias sin plaza en otros centros y en ahora se ha convertido en un centro especialmente atractivo con la incorporación de los servicios de conciliación, que antes solamente llegaban a los centros urbanos, y también por el desarrollo de múltiples programas innovadores en los que el cuidado del medio ambiente es el vaso comunicante de todos ellos.

El colegio de Barouta, en el que hoy se forman 75 escolares de infantil y 200 de primaria, puso en marcha un huerto ecológico en el año 2013 bajo el paraguas del programa Voz Natura. Y el año pasado consiguió un premio de la Xunta por su proyecto Somos o que comemos, en el que este huerto, y todo lo que surgió después de él, fueron determinantes.

También recogieron frutos en forma de otro galardón, en este caso otorgado por las fundaciones Amancio Ortega y Fernández-Latorre. El dinero conseguido les sirvió para poner en marcha un sistema de compostaje para buscar una buena salida a los restos orgánicos que genera el centro.

Aprovechando este tirón, y también el espacio disponible en este lugar, el Concello de Ames optó por desarrollar su programa pionero de elaboración de compost con los restos de todos alimentos procedentes de la red de comedores escolares. El material resultante ya sirve para abonar jardines y espacios municipales.

La última aventura del colegio de Barouta también es medioambiental. El curso pasado, una de las actividades complementarias fue crear un vivero de árboles de frutos de otoño, como castaños, nogales y alcornoques. Y en el actual, el Concello de Ames desarrolla un proyecto para recuperar esta última especie. Los primeros en participar en la iniciativa fueron los escolares de Barouta, que se trasladaron, como ya hicieron en años anteriores, a la finca municipal de Ventosa para plantar los esquejes de alcornoques, que ellos mismos germinaron y cuidaron el curso pasado utilizando bellotas. Ahora hacen lo mismo con las semillas de la siguiente fase del programa.

En esta iniciativa participan todos los centros escolares de Ames, coordinados por el Aula da Natureza y con la participación de una brigada para trabajos en la zona rural. La hoja de ruta incluye un seguimiento de esta plantación coordinado con los colegios, para que el alumnado tome conciencia del valor de su trabajo para el medio ambiente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El colegio de Barouta planta, recicla y hasta le da a la robótica