El pescado, rey de los menús de Ames

La publicación del plan económico y financiero de los comedores escolares constata la calidad del servicio, su coste y las diferencias socioeconómicas de las familias


santiago / la voz

El programa municipal de los comedores escolares de Ames sirve cada jornada lectiva en torno a 1.400 menús, lo que lo convierte en el servicio público diario con más demanda en el concello. La elaboración de recetas saludables y un protocolo de atención durante las comidas son las claves para el funcionamiento de un sistema reconocido en toda Galicia y que muchas familias, como en el caso de las Anpa de Santiago, tienen como modelo a seguir.

La reciente publicación del Plan Económico Financiero de este servicio, elaborado por la Universidade de Vigo y disponible en la página web municipal de Ames, permite conocer los entresijos de un programa que cada año aumenta comensales por la calidad de los menús y por la necesidad de conciliación.

El desglose del gasto por alimentos y las cantidades adquiridas confirman que la mayor parte de gasto de la cesta de la compra corresponde al pescado, con un desembolso medio anual que supera los 62.000 euros, mientras que la factura de la carne es de 53.400 euros. Eso sí, si la cesta se mide por kilos, el alimento que gana por goleada son las verduras (35.175 kilos) y la fruta (19.404 kilos y 30.310 euros de gasto).

Traducido a porcentajes, si bien la red de comedores compra más kilos de carne (10.144) que de pescado (7.194), este último grupo de alimentos supone el 26,44 % del gasto alimenticio del servicio municipal, que realiza todas las adquisiciones mediante contratos menores, mientras que la parte correspondiente al gasto de plantilla es con recursos propios y la contratación de personal externo con un concurso público.

El informe constata también que el servicio de comedores tiene un coste que cada vez está más cerca del millón y medio de euros (1.469.79 euros el año pasado) pero de ellos solo correspondieron a gastos de elaboración de menús 268.056 euros.

La partida de personal es la más elevada, con 474.513 euros en el 2018 para el pago de nóminas de plantilla propia y 652.937 euros correspondientes al contrato anual de la red de monitores. El montante final se completa con cerca de 75.000 euros de gasto corriente.

Reparto desigual del gasto

Este programa de educativo y de conciliación cuenta con tres fuentes de ingresos: las familias, el Concello y la Xunta.

En el primer caso, la partida correspondiente al 2018 ascendió a 850.000 euros. Es la más abultada, pero resulta del todo insuficiente para financiar el servicio, ya que para el mismo período las arcas municipales desembolsaron un total de 512.500 euros, mientras que la aportación autonómica, regulada por un convenio de colaboración con la Xunta, fue de 107.245 euros.

El estudio económico calcula un incremento importante del gasto para el 2020 derivado de la construcción del nuevo comedor del colegio A Maía (financiado íntegramente por el Concello) y un aumento de la partida para personal municipal (585.000 euros, incluidas cotizaciones a la Seguridad Social y la creación de una plaza técnica). También está previsto un incremento en la aportación autonómica.

El precio medio que asumen las familias roza los 72 euros por mes y comensal

Ames aplica un sistema de cuotas del servicio de comedores atendiendo a criterios de renta económica de la unidad familiar, con una factura máxima de 110 euros al mes y la gratuidad para demandantes con escasos recursos.

En el primero de los casos, el análisis de enero del 2018 constata que 115 comensales abonaron la cuota más alta, mientras que el coste cero se asignó a 51 menores. Entre ambas cantidades hay 35 tarifas distintas en base al IPREM (Indicador público de renta de efectos múltiples).

La red de comedores alimentó este mismo mes a 33 escolares que abonaron menos de 25 euros por el servicio, pero la mayor parte de las familias (573) pagaron entre 70 y 85 euros, frente a las 98 que tienen asignada una tasa de 35 euros por mensualidad y las 139 que aportaron cien euros por el servicio de menús escolares en el mismo período.

Cambios en la recaudación

La previsión municipal es que en los próximos años se produzca un incremento en las aportaciones de las familias, pero también en las asignaciones municipales y de la Xunta, aunque en este último caso apenas será significativa.

El plan económico presentado este mes calcula que dentro de diez años los ingresos pueden superar los dos millones de euros (ya fija 1,7 millones para el 2020) y plantea que la asignación municipal aumente al mismo ritmo que el IPC, correspondiendo a las familias afrontar el incremento de gastos de personal, lo que supondría que las cuotas mensuales alcancen el 50 % de los ingresos para el 2029.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El pescado, rey de los menús de Ames