Ames abre una «vivenda de tránsito» para apoyar a personas en riesgo social

La antigua escuela unitaria de Firmistáns fue restaurada con fondos europeos


santiago / la voz

Las familias y personas de Ames que estén en situación de riesgo social y que tengan problemas para disponer de un techo podrán acceder al servicio que el Concello ha bautizado como «vivenda de tránsito». El inmueble era la antigua escuela unitaria de Firmistáns, que ha transformado su aspecto y finalidad tras beneficiarse de una profunda rehabilitación acometida con fondos europeos del plan Leader, que aportó 70.670 euros de un montante total de 85.910.

La vivienda tiene ocho plazas, pero en caso de ser necesario acogería a una persona más. Pueden pertenecer a una misma unidad familiar o ser simplemente usuarios individuales. Y todos deberán encargarse del cuidado y limpieza del inmueble, que dispone de todo lo necesario para vivir, salvo los objetos personales de los futuros huéspedes

La distribución de la vivienda, que mide 107,02 metros cuadrados, reserva la planta baja para una zona común de cocina y salón, además de un baño adaptado y muebles que se pueden transformar para dar servicio a personas con problemas de movilidad. También tiene una zona especial para juegos y un espacio común en la planta alta.

El edificio ocupa una parcela ajardinada de 729 metros cuadrados en un enclave a escasos metros de una parada de autobús y cerca también de la N-550, a la altura de Osebe, entre Padrón y O Milladoiro. La planta superior, a la que solamente se accede por escaleras, tiene dos habitaciones amuebladas con literas que suman cuatro plazas en cada estancia y dos baños.

La vivienda está disponible desde ayer y antes de su próxima ocupación el Concello de Ames promovió una visita abierta para dar a conocer las instalaciones sin violentar la intimidad de sus futuros ocupantes.

Luisa Feijóo, edila de Servizos Sociais de Ames, señaló durante la visita a la antigua unitaria que, además del alojamiento, las personas que ocupen el inmuebles tendrán apoyo para la búsqueda activa de un alojamiento y para conseguir una vida autónoma. «Non só se lles proporcionará unha residencia temporal, senón tamén información social, ofrecendo pautas socioeducativas, orientándoos en aspectos xurídicos e legais, e formándoos en valores de igualdade e resolución de conflitos», resaltó.

Feijoo destacó también que al disponer de una vivienda cuya gestión depende directamente del Concello resultará mucho más fácil prestar un servicio inmediato en caso de máxima urgencia, sobre todo en situaciones que se generen fuera de los horarios del área de Servizos Sociais.

Cuatro meses, máxima estancia

El Concello ya tiene aprobada y en vigor la ordenanza que regula el sistema de acceso a este servicio y el procedimiento a seguir en cada caso. Uno de los aspectos que se tiene en cuenta es que las personas que ocupen esta vivienda de forma provisional no tienen que abonar coste alguno por el alojamiento ni por el gasto de luz y agua. En cuanto a la alimentación, dependerá de las circunstancias, ya que el Concello tiene a su disposición material del banco de alimentos.

La ordenanza regula especialmente el período máximo de estancia en la vivienda de Firmistáns, que se fija en tres meses, aunque también deja abierta la posibilidad de que no se tenga en cuenta esta limitación temporal, en caso de «circunstancias excepcionais apreciadas pola comisión técnica», por lo que a los noventa días se puede sumar un período extra que nunca podrá superar el mes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ames abre una «vivenda de tránsito» para apoyar a personas en riesgo social