Ames prevé una demanda de dos mil plazas de comedores escolares dentro de diez años

El Ayuntamiento quiere centralizar la elaboración de los menús


santiago / la voz

El área de Educación de Ames está trabajando en un plan económico y financiero sobre la red de comedores municipales para estimar las necesidades de este servicio para los próximos años y plantear medidas para hacerles frente. El primer dato de referencia que maneja el Concello es que la demanda que tendrá este programa en un plazo estimado de una década será de al menos dos mil comensales diarios, un número sensiblemente superior a las 1.254 plazas disponibles en la actualidad, y que ya resultan insuficientes, porque en estos momentos hay 98 escolares en lista de espera.

La mayor demanda de plazas sin cubrir está en el colegio A Maía y Agro do Muíño, los centros escolares de referencia para la zona de Bertamiráns. Por el contrario, salvando las peticiones presentadas fuera de plazo, todas las solicitudes de comedor para el colegio de primaria Ventín y la escuela infantil de O Milladoiro fueron atendidas este año.

Ante esta situación, y con los datos de proyección demográfica de los próximos años, el Concello de Ames considera absolutamente necesario dotar al colegio de A Maía de un comedor nuevo con capacidad para cuatrocientos comensales, posiblemente aprovechando las instalaciones existentes en el propio centro.

La ampliación prevista en el colegio Agro do Muíño y la ya presupuestada construcción de un nuevo colegio en O Milladoiro deben permitir, según resalta el edil de Educación, David Santomil, incrementar el número de plazas de comedores en ambos casos.

El servicio, que el Ayuntamiento de Ames gestiona de forma directa pero con un contrato de gestión externa de los monitores que atienden a los usuarios del comedor, se presta en dos cocinas. Una está en el colegio Agro do Muíño, de donde salen todos los menús para usuarios con intolerancia o alergias y se elaboran comidas para otros colegios, y otra es la escuela infantil de O Milladoiro, dotada de cocina. El planteamiento futuro del Concello es que exista un servicio de cocina centralizado con elaboraciones diarias y con un sistema que Santomil plantea como «un cátering de proximidade» que distribuya los menús a los diferentes centros escolares. Como complemento, ya está cerrada la idea de instalar en el colegio de Barouta un sistema de compostaje para aprovechar los restos orgánicos fruto de la elaboración de esos menús.

El plan económico y financiero también debe analizar las necesidades de material, menaje incluido, para un futuro incremento del número de usuarios de la red de comedores, con la limitación actual de que el Concello de Ames no puede incrementar la plantilla municipal para hacer frente a una realidad cada día más cercana. Lo que sí ya está sobre la mesa es modificar al alza, cuando sea posible, el número de monitores que atienden a los niños, lo que implicará un incremento del presupuesto de la licitación del contrato del monitoreo.

Uno de los planteamientos es dotar a las escuelas unitarias de servicio de comedores, posibilidad que este año se está probando con un programa piloto en la escuela de Ortoño, con la colaboración de las familias de los seis alumnos de este centro.

1.254 plazas

Usuarios

El servicio está dirigido a niños de infantil y primaria

98 niños

Lista de espera

Buena parte corresponde a solicitudes fuera de plazo

2 cocinas

Reparto

Los menús salen de Agro do Muíño y de la EEI Milladoiro

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ames prevé una demanda de dos mil plazas de comedores escolares dentro de diez años