Ames encarga un estudio económico sobre su futuro en Serra do Barbanza

La realidad contractual de la recogida de basura está pendiente de otro informe


santiago / la voz

El gobierno tripartito de Ames ha encargado un estudio económico sobre el coste para las arcas municipales de la prestación del servicio de recogida de la basura mediante la fórmula actual, que consiste en un convenio de prestación de servicios con la Mancomunidade Serra do Barbanza para enviar los residuos a la planta de compostaje de Lousame.

El Concello quiere comparar este informe con la factura que supondría trasladar la basura a la planta de Sogama, ya que el ejecutivo amiense ha insistido en los últimos años en que la variable económica es determinante para mantener la relación contractual con la mancomunidad. También la calidad del servicio y la garantía jurídica de todos los acuerdos.

El encargo de este informe fue acordado a finales de febrero, semanas después de que se hiciese público que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) reducía inicialmente en 2,2 millones de euros la deuda atribuida a Serra do Barbanza con Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), empresa gestora de la planta de Lousame, por el incremento de los puntos de recogida de la basura.

A su vez, la entidad supramunicipal, a la que pertenece Brión, anunció tras su última asamblea, celebrada la semana pasada, su apuesta por mantener su vinculación con los concellos de Ames y Rois hasta el 2023, año en el que expira el contrato de la entidad con FCC, empresa con la que acumula años de desencuentros.

Y mientras la mancomunidad apuesta por negociar la permanencia de Ames, que es el concello que por población más actividad genera en la planta de Lousame, el gobierno amiense mantiene sus dudas, ya que a los cálculos económicos añade la situación del contrato de servicios.

La razón de esta incertidumbre obedece a que el convenio firmado entre ambas partes tenía una vigencia de diez años, con la posibilidad de prórroga por otros nueve, pero esta renovación no tiene, a priori, posibilidad de desglose por períodos más cortos. Pese a ello, el Ayuntamiento de Ames sigue enviando la basura a Lousame con el período de diez años ya transcurrido pero sin haber firmado un acuerdo formal de renovación por nueve ejercicios más.

Por este motivo, el ejecutivo amiense ha encargado un segundo informe, en este caso jurídico, para despejar todas las incógnitas legales y conocer las alternativas para regularizar la situación.

En paralelo a esta situación, Ames debe licitar el servicio de limpieza viaria, un contrato que en estos momentos asume la empresa Urbaser, mientras que FCC recoge la basura por orden de Serra do Barbanza. En los ayuntamientos que envían sus residuos a la planta de incineración de Sogama este servicio de limpieza también está vinculado al de la recogida de basura. De ahí que Ames se plantee no muy a largo plazo la toma de una decisión sobre su apuesta por Sogama o Lousame.

En el cálculo de costes, a la tarifa que aplica Sogama por tonelada de basura recibida hay que añadir el gasto que cada concello afronta por recogerla.

El acuerdo final sobre el servicio debe tomarlo el pleno de la corporación, un órgano en el que el gobierno tripartito no tiene mayoría, con el matiz añadido de la predisposición hacia ambos modelos de las distintas fuerzas políticas, tanto del gobierno (PSOE, Contigo Pódese y BNG) y oposición (Partido Popular, Ames Novo, Pacto por Ames y un edil no adscrito procedente de Ciudadanos).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ames encarga un estudio económico sobre su futuro en Serra do Barbanza