Santiago y Ames compensan el bajón demográfico de Ordes y Padrón

La comarca tiene un balance positivo en el 2017, pero la sangría sigue en los municipios rurales, con alarmas encendidas en A Baña

.

santiago / la voz

Galicia sufre una sangría poblacional cada vez que finaliza un año y el Instituto Nacional de Estadística publica los datos oficiales del censo. Los últimos se dieron a conocer un par de días antes de las campanadas de Fin de Año y constatan que, en solo doce meses, la comunidad perdió algo más de diez mil habitantes -10.186 en concreto-. Santiago y su área de influencia se mantiene al margen de esa tendencia. De hecho, ganaron población. Poca, pero la ganaron.

El censo aumentó en 79 vecinos frente al del año anterior. La cifra resulta de restar la población que pierden los concellos más pequeños y de carácter rural frente a la que ganan los del cinturón compostelano. Y el resultado es positivo, pero por el importante tirón de Ames, Santiago y también Brión. Entre los tres, y algunos habitantes más que suman Vedra, Melide y Oroso, el censo crece en 975 personas. Al otro lado de la balanza están todos los demás, con una pérdida total de 914 habitantes en doce meses.

El importante tirón de los concellos que ganan población no debería tapar la cruda realidad de los demás, y sobre todo de los más pequeños y de carácter eminentemente rural. En algunos, la situación es preocupante. Es lo que pasa con A Baña, por ejemplo, que el año pasado se dejó 104 habitantes y donde la fuga de vecinos se repite sin remedio desde hace un lustro. También en Boimorto, en Arzúa, en Santa Comba o en Tordoia. Pero ocurre lo mismo en villas que son cabecera de comarca. Como Ordes, que perdió el año pasado 89 habitantes mientras que su vecino Oroso, por el tirón de los trabajadores de Santiago que se asientan en las urbanizaciones y en los pisos de Sigüeiro, ganó 32. Y sobre todo, es llamativo el caso de Padrón, que perdió 98 vecinos en el 2017 que se suman a los 321 de los cuatro años anteriores, en una tendencia que no parece tener freno.

El caso de Vedra

Frente a ello está el curioso caso de Vedra, un municipio que cerró el 2013 con un censo oficial de 5.000 vecinos y con la amenaza de bajar de esa cifra, con la pérdida de subvenciones que supone cruzar esa línea roja. El 2016 avisó de nuevo; se contabilizaron 5.012 habitantes. Entonces, el gobierno local puso en marcha una campaña puerta a puerta animando a la población a empadronarse y advirtiendo de las pésimas consecuencias de bajar de los 5.000 habitantes. Pues bien, fuese por ese esfuerzo municipal o porque algunas familias se decidieron a asentar su hogar a la ribera del Ulla, lo cierto es que en el último año el censo creció en 39 personas, frente a la tendencia de sus vecinos.

La barrera de los 100.000 vecinos sigue lejos a pesar de los avances

 

 

Frente a la tendencia de los últimos años, cuando era Ames el concello que se beneficiaba de su cercanía a Santiago por el bum de la construcción en Milladoiro y Bertamiráns, en el 2017 fue la propia ciudad la que registró un incremento mayor de habitantes. Santiago pasó de 95.966 en el censo publicado por el INE el año pasado a 96.456 este año, con 490 vecinos más empadronados. La población de la capital de Galicia aumentó en 785 personas en los últimos cinco años pero, a diferencia de Ames, donde el crecimiento fue constante, en Compostela hubo años de incrementos que se alternaron con otros de descensos. En Ames, en cambio, el aumento fue progresivo, de tal manera que en ese mismo período, es decir, desde el 2012, ganó 1.504 vecinos. Aunque en menor medida, esa cercanía de la capital benefició también a Brión, que en un año ganó 109 vecinos y que desde el 2012 vio crecer su padrón en 330 habitantes.

Sumado el padrón de todos los concellos de la comarca, resulta un censo de 258.412 habitantes en los últimos datos oficiales aportados por el INE. Son 79 vecinos más que en el 2016, pero el balance deja de ser positivo si se observan las tendencias de los últimos años. De hecho, desde el 2012 perdió 2.066 habitantes. Una cifra que parece menor si se compara con los 73.000 que se perdieron en cinco años en Galicia, pero que solo se explica por el tirón del área metropolitana.

Votación
4 votos
Comentarios

Santiago y Ames compensan el bajón demográfico de Ordes y Padrón