Raxoi multó a 2.200 personas en el 2023 por no identificar a quienes guiaban sus coches en infracciones detectadas en Santiago

La Voz SANTIAGO

SANTIAGO

XOAN A. SOLER

Son el 4,3 % de las sanciones impuestas el pasado año en la ciudad y su cuantía es el doble o el triple de la pena original

15 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

No identificar al conductor que comete una infracción de tráfico con tu propio vehículo puede salir caro. Hasta el doble o el triple de la sanción original, según la gravedad de aquella. No atender el requerimiento expreso que el Concello hace en ese sentido no cae en saco roto. Más de dos mil conductores fueron sancionados por ese motivo el pasado año en Santiago: exactamente 2.176 multas originales acabaron convirtiéndose en infracciones por incumplimiento del titular del vehículo de identificar al conductor.

Los afectados en ese caso no solo pierden la posibilidad de acogerse a la reducción del importe de la sanción por el sistema abreviado (conocido por pronto pago), sino que se enfrentan a pagos superiores al de la propia multa original, porque no identificar al conductor se considera una infracción muy grave, sancionable con el doble de la cuantía prevista para la infracción que la motivó, si fuese leve, y con el triple si aquella fuese grave o muy grave.

La identificación del conductor viene fijada por ley cuando no se ha detenido el vehículo en el momento de la infracción. Y no está vinculada expresamente a que la multa conlleve la retirada de puntos. De hecho, en la última notificación que hizo el Ayuntamiento a través del Boletín Oficial del Estado (BOE), en mayo pasado, requiriendo la identificación de los conductores en 137 infracciones, el 70 % no implicaban la retirada de puntos, aunque donde esta sí llega a ser efectiva tiene que haber necesariamente una identificación.

Las multas por no identificar al conductor suponen el 4,3 % de la totalidad de las sanciones que se tramitaron el pasado año en la ciudad, donde se llegó a las 50.858 por todo tipo de infracciones en el uso de la red viaria local. Son muchas, pero, con todo, cayeron de forma importante con respecto al 2022, cuando se alcanzaron las 67.908.

El descenso (un 25 %) estuvo esencialmente en la menor actividad sancionadora del radar de Conxo, que pasó de casi 23.500 multas a 15.304, prácticamente un 35 % menos, aunque también los multamóviles pillaron menos infracciones. Quedaron por debajo de las 10.000 (exactamente fueron 9.938) cuando en el 2022 sumaron 16.714. En cuanto a las multas que pone directamente la Policía Local, aparcar de forma indebida es la más sancionada.