El Obradoiro derrotó al Manresa en sus últimas cuatro visitas a la pista compostelana

Ignacio Javier Calvo Ríos
NASO CALVO LA VOZ / SANTIAGO

SANTIAGO

Xiulet Final - LOF

Ambos equipos se enfrentaron en 27 ocasiones

10 abr 2024 . Actualizado a las 21:06 h.

Obradoiro y Manresa se enfrentaron en 27 ocasiones en la máxima categoría del baloncesto español, con 14 triunfos para el colectivo gallego y tres victorias para el conjunto catalán. El Manresa perdió en Sar en las cuatro temporadas más recientes: 104-99 (2022-23), 98-91 (2021-22), 90-87 (2020-21) y 97-83 (2019-20).

El último triunfo de los catalanes en la capital gallega fue en el curso 2020-21 (76-80), con 15 puntos de Beliauskas, 14 de Birutis y otros 14 Robertson. La máxima diferencia en un Obra-Manresa fue en octubre del 2014 (88-64), con 18 puntos del ala-pívot alemán Maxi Kleber (3 triples, 6 rebotes y 21 de valoración), los 12 de Triguero, los 11 de Pozas y otros 11 de Pumprla (7 de 8 tiros libres, 6 asistencias, 4 rebotes y 21 créditos).

La pasada temporada

En la pasada campaña, como en las cuatro anteriores, el Manresa dobló la rodilla en la caldeira de Sar. Perdió por 104-99, después de una prórroga (13-8). El canadiense Kassius Robertson, un jugador que este curso se le está echando mucho en falta, fue la estrella del equipo obradoirista. Anotó 28 puntos en 28 minutos y medio, con 3 de 6 triples y 15 de 16 tiros libres, además de dos rebotes y dos asistencias. Alcanzó los 28 créditos de valoración.

Otros jugadores que fueron determinantes aquella primera semana de enero, y que tampoco están en el equipo, fueron el canadiense Phil Scrubb y el madrileño Edgar Vicedo. El menor de los Scrubb ayudó con 20 puntos (5 canastas de 5 intentos y 7 de 8 tiros libres), tres rebotes y dos asistencias, con 23 de valoración. El madrileño aportó 16 puntos (3 de 4 triples). El cuarto jugador que rebasó los dos dígitos en anotación fue el pívot Rubén Guerrero (12 puntos, con 6 de 9 canastas y 8 rebotes).

En la primera vuelta de este curso, el Obra cayó en la pista del Manresa por 76-56. Dos parciales de 20-12 y 26-17 tumbaron al equipo de Moncho Fernández. Ninguno de los once jugadores utilizados por el técnico de Pontepedriña alcanzó los dos dígitos de anotación. Jordan Howard se quedó en 9 y tanto Thomas Scrubb como Roko Badzim solo contribuyeron con 8. Un pobre 20 % en triples (6 de 30) impidió cualquier tipo de reacción del equipo santiagués, que siempre fue a remolque.