El Compos encara el examen de la mejor defensa del grupo

SANTIAGO

Sandra Alonso

Pablo Antas sigue de baja y Antón de Vicente es duda para la convocatoria

02 feb 2024 . Actualizado a las 21:30 h.

Míchel Alonso tendrá que esperar al entrenamiento de este sábado para despejar las últimas incógnitas en la convocatoria. Cuenta con recuperar a Jordan Domínguez. No descarta a Antón de Vicente, al que da alguna opción. Vuelve Álvaro Casas, tras cumplir un partido de sanción. Y todavía tendrá que esperar Pablo Antas.

El panorama mejora, aunque el doble pivote sigue concentrando buena parte de los contratiempo. El entrenador reconoce que «el quebradero de cabeza es menos esta semana que otras». Y desgrana por qué: «Al final, la competición llevó a que el proceso con Samu se esté acelerando, porque tuvo que salir de inicio el otro día. Metimos en dinámica a Xoel hace semanas. También Baña, que entró y va a ser otra opción ahí. Jordan va a estar esta semana. Esperemos que Antón también. Creo que se va aclarando la situación ahí».

El técnico azul y blanco no quiere restar valor al duelo del Ruta de la Plata, pero tampoco cargarlo de trascendencia: «Es un partido importante porque es ante un rival que está por delante, en posiciones a las que queremos llegar. Lo positivo es que no se trata de una final. Es muy importante, pero pase lo que pase quedarán encuentros después».

Espera el que es, probablemente, el rival más rocoso del grupo, el menos permeable, el que ha encajado menos goles hasta la fecha: «Los números del Zamora dicen muchas cosas. Es un equipo físico, que gana muchos duelos, que en juego directo es poderoso. Sus datos en casa dicen que perdió un partido contra el Pontevedra y empató dos. También dicen que es un equipo al que cuesta mucho hacerle gol. Eso le da mucha ventaja y por eso está en la situación en la que está».

Míchel Alonso reconoce que siete derrotas a estas alturas de campaña son muchas en relación a las aspiraciones del equipo: «Es un porcentaje amplio. Son bastante. También es cierto que estamos empatando poco. Pero tenemos que reducir ese porcentaje para estar arriba. Siete a estas alturas te llevaría, de aquí a final de Liga, a llegar a doce, que serían bastantes».

A pesar de que el Compos supo sobreponerse a un inicio de curso muy flojo, le está faltando dar un golpe de autoridad y quizás coger algo más de continuidad y consistencia a la hora de atacar y tratar de atrincherar al rival. El entrenador prefiere llevar el análisis a un contexto más general: «Tuvimos momentos en ese sentido (el del fútbol de ataque) buenos, pero cuando estuvimos mal echo de menos todo. En ataque, en defensa tampoco fuimos fiables. Creo que, al final, es difícil separar el ataque de la defensa. Cuando atacamos mal es que defensivamente no estuvimos a nuestro mejor nivel. Es algo a mejorar, para tener más continuidad».

En todo caso, apunta que los números tampoco son tan desfavorables: «Las estadísticas dicen que somos un equipo que centramos bastante. Pero nos falta más presencia en área rival, más continuidad en las acciones ofensivas. Es probable que sí». Y este domingo le toca medir fuerzas con el equipo que más y mejor se protege de los rivales.