La Cámara de Comercio de Santiago destaca el «optimismo moderado» de las empresas para el 2024

o. p. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

El 26 % de firmas consultadas espera aumentar su plantilla en el ejercicio que comienza, y el 40 % incrementar su cifra de negocio

10 ene 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El informe de perspectivas empresariales de la Cámara de Comercio de Santiago refleja «un optimismo moderado de las empresas sobre la evolución de sus negocios para el 2024». Así lo indican desde la entidad, que apunta las buenas perspectivas, dentro de la prudencia, en cuanto a incremento de cifra de exportaciones, generación de empleo, crecimiento de cifra de negocio y de capacidad inversora de las empresas de la demarcación de la Cámara compostelana y del resto de la provincia coruñesa. Son datos reflejados en la encuesta de Perspectivas empresariales 2024, coordinada por Eurocámaras, con participación de la Cámara de Comercio de Santiago, que recoge consultas a firmas de la provincia sobre su situación y expectativas.

El porcentaje de empresas que esperan un incremento en la evolución de sus negocios durante el año 2024 es mayor de las que prevén una disminución. Las compañías muestran una perspectiva favorable sobre todo en el ámbito de las exportaciones, con cifras mucho más favorables que el pasado ejercicio: el 65,3 % piensan que aumentarán, y solo el 3,4 % opina que disminuirán. En las ventas nacionales la confianza es menor: el 35,9 % estiman un alza, pero el 18,5 % cree que irán a la baja. En lo referente al empleo, el 26,1 % cree que aumentarán plantilla, mientras otro 13,1 % apunta una disminución, con el grueso de las empresas coruñesas (60.8 %) marcando una estabilidad. También optimismo en el aumento de cifra de negocio (40,7 % frente al 23 % que prevén una bajada).

Entre los retos a los que se enfrentan las empresas, los costes laborales son el principal condicionante para el 73 % de las consultadas; el 51,2 % ve con preocupación la escasez de personal cualificado; y el 41,5 % de las firmas apuntan su preocupación por el acceso asequible a la energía y las materias primas, seguido por las condiciones de financiación y cargas regulatorias. La Cámara espera que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca en torno al 1,6 % durante este ejercicio, pero podría revisarse al alza de cumplirse las expectativas de las propias empresas.