Jaime Santos, el comodín del Compostela al que solo le falta probar como portero

Manuel García Reigosa
m. g. reigosa SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sandra Alonso

Aceptaría el reto en caso de expulsión del arquero con los cambios agotados

21 nov 2023 . Actualizado a las 17:50 h.

Sin pretenderlo, Jaime Santos se ha convertido en el comodín del Compostela, en el jugador de guardia capaz de adaptarse a cualquier demarcación. Ha pasado por todas las líneas y, si en una emergencia, por expulsión del portero con los cambios agotados tuviese que ponerse debajo de los palos, aceptaría con naturalidad. «Como cuando jugabas en el colegio», comenta.

Si uno traza una diagonal desde el vértice derecho del área grande hasta el mismo punto del área visitante, el asturiano ha pasado ya por toda esa línea, desde el lateral derecho, como medio centro y como interior por la izquierda. Y también ha tenido minutos como referencia en punta y como segundo delantero.

Esa versatilidad le abre puertas para jugar más minutos, pero dificulta su asentamiento en una posición. Jaime Santos no es ajeno a esa tesitura: «Hace tiempo lo veía como una virtud. Ahora, casi más como un problema, porque cuando están todos los específicos el que sobras eres tú. No me quejo, para nada. La prioridad es jugar».

Lo único que le sorprendió esta temporada fue el reclamo para el lateral derecho. Fue algo nuevo, y cumplió con buena nota: «Quizás ayudaron las ganas de hacerlo bien el primer día en ese puesto. Supongo que físicamente me vieron preparado. Lo que cambia es que hay que estar más concentrado en cuanto a defender, que no te cojan la espalda, y estar más en conexión con el central. Soy de fútbol y no tengo problema en adaptarme. No me disgusta».

Tanta polivalencia no es óbice para reconocer que no se siente igual de cómodo en todos los escenarios. Apunta el que más le atrae: «Me gusta la parcela central, de segundo delantero, delantero con alguien más, o de ocho. Cuando era más crío jugaba caído a la izquierda, ahora más por la derecha. Ahí me noto con menos recursos. No hay problema».

Más allá de la posición que ocupe, lo que parece claro es que el Compos ha encontrado el molde, con tres centrales, espacio para las subidas de los laterales y con los extremos tendiendo a jugar algo más alejados de la cal. Así lo ve el asturiano: «Al final, el equipo ahora tiene claro a qué juega, más bonito o menos, pero lo tiene claro. Tres centrales no implica que seas más defensivo. Es un sistema acorde a los jugadores que tienes. Creo que el entrenador dio con la tecla».

Confía en haber encarrilado una buena inercia y, en esa línea, otorga un valor doble a la victoria en Guijuelo: «Al acabar el partido teníamos la sensación de haber ganado cuatro puntos, en un partido muy duro, muy feo. Hace tres meses igual lo perdíamos. Era de esos encuentros en los que el que meta primero normalmente gana. Similar al de Langreo, y allí lo perdemos. Es verdad que Pato tiene una parada que, si se ponen por delante, igual estábamos ahora hablando de otra cosa. El fútbol son dinámicas. Y el equipo concede menos».

Jaime Santos no ve una explicación clara al porqué del cambio que está experimentando el equipo, tras un flojo inicio de curso que le costó el puesto a Manel Menéndez: «En el fútbol son tantas cosas que no se pueden controlar... Todos somos responsables. No hay un culpable. Nos costaba mucho ponernos por delante, nos tenían muy controlados y jugaban muy cómodos, y eso no puede ser, sobre todo en san Lázaro. Ahora los equipos nos juegan de otra manera.

«Valen lo mismo los untos del domingo que los de la semana que viene»

El calendario deparara al Compostela dos derbis en las dos siguientes jornadas. El primero, este domingo en el Vero Boquete de San Lázaro frente a un Coruxo que llega en línea ascendente, tras enlazar tres victorias consecutivas.

A Jaime Santos no le sorprende la reacción del conjunto vigués: «Creo que es un equipo cuyo potencial no se correspondía con la situación en la tabla, con jugadores de nivel para la categoría. Seguro que acabarán en la zona media alta sin problemas. En el momento que entras en una dinámica mala, no es fácil salir. Es un caso parecido al nuestro. Qué les siga yendo bien. Pero a partir del domingo».

El colectivo azul y blanco reanudó ayer los entrenamientos con una suave sesión de trabajo. Y aunque el asturiano coincidió en varias fases de la mañana con Antón de Vicente, que procede del Coruxo, no hablaron del rival. «A partir del miércoles seguro que ya nos centraremos más en eso», apunta Santos.

 Derbi en Pasarón

Después tocará visitar Pasarón y cuando se le pregunta si ya tienen un ojo en el duelo con los granates o está prohibido pensar más allá del compromiso más inmediato, da una respuesta clara: «Puedo tirar del tópico de ir partido a partido. Sabemos que el Pontevedra está ahí y es de los equipos que mejor juega. Pero valen lo mismo los puntos del domingo que los de la semana que viene». El derbi ya tiene fecha y hora: el domingo 3 de diciembre en Pasarón a las 17 horas.