La Xunta limitará su aportación a la EDAR de Santiago a lo acordado en el 2021

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

XOAN A. SOLER

El Gobierno gallego aseguraba entonces 10,8 millones como máximo para el equipamiento, que ha salido a licitación por 54 millones

08 sep 2023 . Actualizado a las 11:15 h.

La Xunta no está dispuesta a ampliar su aportación para la construcción de la nueva depuradora, que salió a licitación de nuevo esta semana por 54 millones tras la resolución del contrato anterior a raíz del incremento de costes por la inflación y la inclusión en el proyecto de actuaciones no previstas y cuya necesidad afloró con el informe de impacto ambiental. Cualquier incremento repercute directamente en el Ayuntamiento, según el convenio suscrito en el 2021 entre Acuaes (dependiente del Ministerio de Transición Ecológica), la Xunta y el Concello para financiarla. Pero la alcaldesa, Goretti Sanmartín (BNG), pretende que las demás Administraciones se impliquen más en la financiación, una petición que inicialmente dirigió al Estado, pero que anteayer lanzó también a la Xunta.

Así se lo hará saber personalmente a Alfonso Rueda en la reunión entre ambos prevista para el 2 de octubre, pero no está en la intención del Gobierno gallego revisar aquel convenio, al menos en lo que a su participación económica se refiere.

«

Seriedade institucional»

 

Desde la Consellería de Infraestruturas adelantaban ayer que la Xunta tramitará «coa máxima axilidade» las adendas y reajustes de anualidades presupuestarias que sean necesarios como consecuencia de retrasos, pero, por lo demás, se ajustará a dicho convenio. «A Xunta cumprirá os seus compromisos de acordo co convenio asinado», indicaban ayer desde la consellería que dirige Ethel Vázquez. Y abundaba en ello manifestando su «aposta pola seriedade institucional e polo respecto aos convenios asinados entre administracións públicas».

Infraestruturas recuerda que, en tanto que equipamiento de interés general, le corresponde al Gobierno central su desarrollo, pero que la Xunta colabora en su financiación para «contribuír a solucionar os problemas de saneamento» en la ciudad, aun cuando no participó en el acuerdo entre Madrid y el gobierno de Compostela Aberta en el que se decidió impulsar la nueva depuradora en Silvouta —hasta entonces se preveía en O Souto— y abrir un proceso de compra pública innovadora. El convenio del 2021 fija la aportación autonómica en un máximo de 10,8 millones y no parece que se vaya a mover de ahí, a tenor de lo que expone Infraestruturas, que lamenta este nuevo retraso en la «solución dos problemas de saneamento do río Sar como consecuencia das decisións nas que non participou a Xunta e si o Concello, do que volve formar parte, por certo, CA», formación que, entiende, «debe asumir as súas responsabilidades».