El pleno de Santiago tratará el día 30 el penúltimo paso para regular las VUT

r.m. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

CA pide una disposición que dé una salida a algunas de las que no tienen licencia

26 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Las viviendas de uso turístico (VUT) volverán a protagonizar el debate plenario de la corporación el día 30. Concluida la segunda exposición al público de la modificación de usos del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) que regulará la implantación de esa actividad fuera del casco viejo, el gobierno llevará su aprobación provisional a esa sesión. La definitiva se espera para marzo, pero el que está siendo su gran apoyo para sacar adelante la regulación de las VUT, Compostela Aberta (CA), está pidiendo una revisión del mapa de las denominadas zonas sensibles para la instalación de este tipo de alojamientos, para «garantir unha regulación máis acaída á realidade de cada ámbito». Así lo hizo en sus alegaciones, que fueron rechazadas y, aunque también admite que es preferible «unha regulación mellorable á ausencia de regulación», insistirá con una moción en el pleno.

CA demanda también que se valore la introducción de una «disposición transitoria que avalíe la situación de inseguridade xurídica creada pola Xunta». Defiende que se puedan instalar VUT más allá de la planta baja o primera, siempre que exista autorización de la comunidad de propietarios y cuando se respete la limitación del número máximo y el porcentaje de VUT (que fijará el PXOM) en el edificio, y plantea que así se recoja en esa disposición transitoria, lo que daría «resposta a moitos propietarios que foron vítimas do mal facer da Administración autonómica». Si la modificación no se aprueba definitivamente en marzo, quedará sin vigencia la actual suspensión de licencias.

Protesta de propietarios de viviendas turísticas, esta mañana en Santiago, antes del pleno.

Santiago regula los pisos turísticos y los veta fuera de las plantas bajas

r. martínez

Santiago ha decidido poner coto a la proliferación de las viviendas de uso turístico (VUT) con la modificación de su planeamiento, una revisión que está en marcha desde hace un par de años para proteger la prevalencia de los usos residenciales ante la explosión de esa nueva modalidad de alojamiento y que prevé concluir en marzo del 2023. Con cerca de un millar de viviendas de uso turístico funcionando en la ciudad, aunque en el registro de la Xunta constan unas setecientas (y solo 36 con licencia municipal), el gobierno del socialista Xosé Sánchez Bugallo asume que no se puede obviar esa nueva realidad, pero que hay que regularla por los efectos de su proliferación: en esencia, la expulsión de población residente. También se ve con preocupación la merma de la oferta para alquiler.

Seguir leyendo