Bugallo cierra la crisis de gobierno en Santiago reordenando las funciones de Gonzalo Muíños y Sindo Guinarte

r. martínez SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sánchez Bugallo, ayer, en el Ayuntamiiento, en compañía de Sindo Guinarte (en primer término) y Gonzalo Muíños
Sánchez Bugallo, ayer, en el Ayuntamiiento, en compañía de Sindo Guinarte (en primer término) y Gonzalo Muíños XOAN A. SOLER

El responsable de Seguridade y Mobilidade asume ahora Obras y Barrios y deja Festas

23 nov 2022 . Actualizado a las 12:56 h.

El alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, resolvió ayer la crisis de gobierno abierta por la dimisión de Javier Fernández con la asignación de sus funciones a Gonzalo Muíños, salvo la de Centros Socioculturais, que ya había atribuido anteayer a Mercedes Rosón. Precisamente, la retirada de esta competencia fue lo que determinó la marcha de Fernández, aunque el edil no quiso entrar ayer en detalles. Únicamente apuntó que el alcalde era conocedor de su decisión de dejar el gobierno si se hacía efectivo ese relevo. El regidor aportó ayer otra versión del desencuentro con el concejal tras dar cuenta de la reorganización del gobierno, que afecta a Gonzalo Muíños y Sindo Guinarte.

Muíños mantendrá las áreas de Seguridade y Mobilidade, que en adelante compaginará con las de Obras, Barrios y Relacións Veciñais heredadas de Fernández. Pero cederá parte de sus competencias actuales a Guinarte, que sumará Festas, Protección Civil y Bomberos a las de Turismo, Presidencia, Relacións Institucionais y Año Santo (esta última sin responsabilidades desde enero). Bugallo defendía este nuevo reparto para «maior eficacia das funcións e responsabilidades» de un gobierno que queda ahora con 9 ediles y en el que trató de realizar los «mínimos cambios», pese a la disposición que mostraron, dijo, todos sus integrantes. Entiende que unificar Obras y Mobilidade bajo una misma dirección política aportará mayor eficiencia.

El regidor evitó entrar en si esta crisis en la antesala de las elecciones le pasará factura —«non o sei»—, pero defendió que la reordenación decidida ayer reforzará el equipo y la cohesión interna de su grupo, tan cuestionada a lo largo de este mandato. Un grupo al que la reacción de Fernández «sorprendeu e decepcionou», porque, según el alcalde y Sindo Guinarte, quien ayer lo acompañó, el edil dimisionario era conocedor de la intención de relevarlo en Centros Socioculturais desde principios de septiembre. Pero Bugallo la postergó, «por respecto e afecto», dijo, a petición del propio Fernández, que entendía que hacerlo en aquel momento «era poñelo aos pés dos cabalos».

Javier Fernández, quien mantiene su acta de concejal tras dejar el gobierno de Bugallo
Javier Fernández, quien mantiene su acta de concejal tras dejar el gobierno de Bugallo XOAN A. SOLER

El edil sí expuso entonces su intención de renunciar, pero solo si el cambio se hacía ya y no se esperaba, dijo Guinarte. Pero aquella advertencia implicaba dejar también el acta, según el alcalde, quien admitió que de saber que el desenlace sería este habría procedido ya entonces al relevo de Fernández, de quien considera que «non foi leal». Y no solo con el grupo con el que se presentó a las elecciones, sino con los vecinos, al «abandonar as súas responsabilidades de goberno impedindo que poida entrar outra persoa disposta a asumilas». Para Bugallo «non é crible a escusa» de que mantiene el acta pensando en la ciudadanía.

Fernández, que responde a las acusaciones de deslealtad indicando que «entrei como independente e marcho como independente» al grupo de no adscritos, «non a outro», indicó que desde el primer momento expuso su intención de dimitir si se le retiraban esas competencias y que no observaba que el área de Obras precisase un refuerzo por su parte (para centrarse más en ella, como defendía el alcalde), pues «xa lle dedicaba as 24 horas do día». Y defendió su trabajo en ambas delegaciones: «Creo que, pola miña parte, estabamos facendo un gran labor», dijo, incluyendo al personal municipal.

El regidor sí le reconoció su dedicación a las tareas municipales, pero insistió en que el área de Obras precisa un impulso en el 2023. Y ayer apuntó también que «había que facer un esforzo por recuperar o bo clima» en los centros socioculturales, aunque el lunes evitó entrar en esa cuestión, dijo, para que «non se entendera como unha crítica» al edil, al que «sempre apoiei» frente a las críticas por su gestión tanto en esa área como en algunas obras.

Verea: «Isto é outro síntoma do estado de descomposición do goberno de Bugallo»

El presidente local del PP considera que la crisis de gobierno no es más que otro «síntoma do estado de descomposición no que se atopa o goberno de Bugallo». A Borja Verea no le sorprendería que «houbese máis xente que abandonase este barco que se atopa á deriva». Verea cuestionó ayer que el relevo del edil en Centros Socioculturais se anunciase a través del BOP. «Non hai antecedentes dunha remodelación tan importante na historia da democracia de Santiago sen ningún tipo de explicación» por el responsable del gobierno, dijo.

Goretti Sanmartín (BNG) sostiene que el alcalde queda «desacreditado» al querer hacer pasar por un ajuste consensuado lo que era «un choque de trens».

Dimite el edil de Obras y abre una crisis en la antesala de las elecciones

r. martínez

El relevo del concejal de Obras y Centros Socioculturais, Javier Fernández, de sus atribuciones en la segunda de esas áreas acabó estallando ayer en una profunda crisis de gobierno a tan solo seis meses de las próximas elecciones municipales. Lo que el alcalde defendía a mediodía como un reajuste para liberar a Fernández de la responsabilidad de Centros Socioculturales, para que se centrase en las urgencias del área de Obras, acabó dando paso a una crisis de gobierno hora y media más tarde, cuando el concejal presentaba su dimisión por escrito como integrante del grupo socialista.

Seguir leyendo