Denuncian picos en Urxencias de más de 60 pacientes esperando por cama en el Clínico de Santiago

Álvaro Sevilla Gómez
Álvaro Sevilla SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Imagen de cuatro ambulancias en la puerta de Urxencias del Clínico
Imagen de cuatro ambulancias en la puerta de Urxencias del Clínico XOAN A. SOLER

Los sindicatos dicen que la sala de observación es el principal problema al no haber intimidad entre los pacientes ni espacio para el personal sanitario

03 nov 2022 . Actualizado a las 22:14 h.

La tensión atenaza el servicio de Urxencias del Hospital Clínico de Santiago. Si el coordinador, Plácido Mayán, y las supervisoras, Rosa Blanco y Fátima Tajes, amagaron con abandonar sus cargos, sindicatos y asociaciones de pacientes criticaron la carta interna que enviaron a la plantilla en la que afearon el trabajo de algunos de los profesionales. Son estas mismas entidades las que denuncian picos históricos de más de 60 pacientes esperando a ser trasladados a una cama en planta. La situación, alertan, no tiene pinta que vaya a mejorar.

«Espérase un inverno bastante duro. Nos últimos días rexistráronse entre 63 e 64 pacientes na sala de observación, na que non se cumpren os mínimos nin para os traballadores nin para os enfermos», denuncia Irene Pato, secretaria de la Comisión de Centro: «Existe un problema de organización interna e hai persoas amontoadas e pendentes de ingreso. Está chegando moita xente derivada da atención primaria, que tamén está como está».

Sin espacio

Explican desde los sindicatos que Urxencias es ya de por sí un servicio complicado, pero reclaman cambios en la organización para hacer frente a los problemas que se atraviesan actualmente. Aunque se llegó a pensar en convocar una huelga para hacer presión, esta opción, destacan las fuentes consultadas, fue descartada de raíz. «O primeiro é ir de boa fe e tratar de solucionar con diálogo as cuestión que están enriba da mesa», destaca Xosé Luis Marcote, presidente de la Xunta de Persoal.

Además de la carga de trabajo, los representantes de los profesionales sanitarios piden que se ataje cuanto antes la precariedad de la plantilla, ya que afirman que muchos de ellos acumulan contratos de días, semanas o meses. Sin embargo, el principal problema que ha tensionado el servicio de Urxencias del Clínico se centra a la sala de observación, en la que afirman que no existe una intimidad mínima para los pacientes y que «incluso se rexistraron accidentes, chegando unha médico a romper un brazo. Están chocando continuamente», reconoció Mosquera, que afirma que toca tomar medidas antes de que la situación vaya a peor.

La respuesta

Fuentes del área sanitaria incidieron que en los últimos dos años se han invertido más de dos millones de euros en ampliar los espacios de Urxencias y que se ha incrementado el personal en un 30 %. Afirmaron que ha habido días con más de 400 personas atendidas, siendo normal que cerca de un 20 % de los pacientes acaben ingresando. 

Nuevos conflictos laborales tensionan el servicio de Urxencias del Clínico de Santiago

Álvaro Sevilla

Cartas y acusaciones cruzadas han tensionado las Urxencias del Hospital Clínico de Santiago. Un escrito confidencial enviado a los trabajadores por el coordinador, Plácido Mayán; y las supervisoras, Rosa Blanco y Fátima Tajes, ha avivado los problemas que aqueja uno de los servicios con más desgaste del complejo compostelano. En el texto, que ha sido recibido con críticas por parte del personal, se acusa a algunos de ellos de «faltas de respeto y educación diarias hacia los pacientes, familias y demás profesionales». Los firmantes han amagado con dejar sus cargos a disposición de «quien lo haga mejor a la menor brevedad posible».

Seguir leyendo