Bertamiráns, más peatonal, accesible, arbolada y con menos aparcamiento

Emma Araújo SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

La remodelación presentada ayer transformará una plaza y cinco calles

19 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El proyecto de humanización de la almendra de Bertamiráns (Ames), formada por la plaza da Maía, la avenida del mismo nombre y las calles Alcalde Lorenzo, Ameneiral, Entrerríos, da Peregrina y Rueiro, plantea un cambio en el modelo urbanístico, en el que el coche pasa a un segundo plano en favor de las personas.

Para ello, la solución adoptada por el Concello, con un coste presupuestado de 1,347 millones de euros y una inminente adjudicación, pasa por eliminar espacios de aparcamiento y carriles de circulación para construir aceras más anchas y accesibles, aumentar la superficie arbolada y comunicar estas calles con las sendas escolares seguras.

Dada la envergadura del proyecto, y teniendo en cuenta que por la avenida da Maía circulan de media diaria entre 400 y 1.600 vehículos pesados, el proyecto se ha dividido en tres fases, lo que permitirá que durante toda su ejecución no se interrumpa la circulación del tráfico.

El plan de humanización no elimina el tránsito rodado, pero lo reduce y lo considera secundario, ya que los espacios peatonales creados se hacen a costa de las vías de tráfico, ya que le proyecto solamente prevé la transformación del suelo público ya existente en el corazón de la capital amiense.

La primera fase intervendrá en la avenida da Maía, la plaza del mismo nombre y en la calle Alcalde Lorenzo. En este ámbito, el firme que las comunica tendrá la misma altura para facilitar la movilidad y el tránsito peatonal, convirtiendo la plaza en un punto de encuentro. La siguiente, con una obra que conectará las calles Ameneiral y Entrerríos con la plaza del Concello y con el inicio de un itinerario peatonal y ciclista, incorporará circulación en sentido único y aparcamientos en la calle Ameneiral. La tercera parte, en la Travesía da Peregrina, mantendrá una zona con tráfico en ambos sentidos y otra con un solo carril y estacionamientos. Y en la calle Rueiro cambiará un carril de tráfico por espacio para aparcar.

Aunque el proyecto se va adjudicar en un solo lote, la ejecución de la obra será en estas tres fases, independientes entre sí y con recepciones propias, para agilizar así su apertura.

El Concello organizó ayer en el pazo da Peregrina una presentación del plan, resumido en un díptico. En este acto, el alcalde, Blas García (PSOE), argumentó que «Bertamiráns é un lugar privilexiado para vivir sen pagar os prezos astronómicos do centro de Compostela, pero sen renunciar xa a ningún dos servizos que ofrece unha cidade». Y ante esta realidad, señaló el reto de que la población que se instala en el municipio «se quede, e por isto é imprescindible, e é a nosa responsabilidade, poñer á súa disposición espazos atractivos».

Sobre el nuevo modelo urbanístico para la almendra, García resaltó que Bertamiráns no tiene problemas de aparcamiento, pero si fuese necesario incrementar las plazas hay fincas disponibles para este cometido.

En el mismo acto, la concejala de Atención Veciñal, Susana Señorís (PSOE) resumió los objetivos del proyecto:«Que os percorridos cotiáns da poboación se fagan a pé, que proporcione unha boa comunicación cos equipamentos públicos e as zonas verdes, e que contribúa á dinamización da economía local».