El área sanitaria de Santiago cubre todas las plazas médicas de difícil cobertura en primaria

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sandra Alonso

Se adjudicaron dieciséis vacantes, solo una en la ciudad, en el centro de salud de Fontiñas

01 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado jueves se adjudicaron en la Consellería de Sanidade las plazas de difícil cobertura para médicos de atención primaria convocadas a través de un concurso de méritos. Se ofertaron 106 y de momento se han cubierto 91, por lo que en unas dos semanas el Sergas abrirá un segundo turno para completar esta adjudicación. En el caso del área sanitaria de Santiago y Barbanza no habrá que esperar, porque se eligieron las dieciséis disponibles en la primera vuelta.

Se trata de 16 vacantes de centros de salud que nadie elegía en los procesos selectivos, ni en oposiciones ni en concursos de traslados, y que por eso se han ofertado en concurso de méritos. En Santiago el centro de salud de Fontiñas se reforzará con un médico en turno de tarde, mientras que el resto de las vacantes están fuera de la ciudad. El área más reforzada será el servicio de atención primaria de Lalín, con tres vacantes, mientras que en Rianxo y Ribeira habrá dos respectivamente. Los médicos de familia que han cogido estas plazas tienen la obligación de incorporarse de forma inmediata y el puesto de trabajo implica una media de dos guardias al mes en puntos de atención continuada.

Médicos que estrenan plaza en el Sergas: «Date una vuelta y ves la media de edad que tenemos»

Elisa Álvarez

La Consellería de Sanidade creó 106 nuevas plazas de facultativos de atención primaria en puestos de difícil cobertura con la intención de atraer así a los médicos que acaban de terminar la residencia de familia. Se equivocaba. Esta convocatoria, pionera en España y que se hizo a través de un concurso de méritos sin necesidad de oposición, dejó claro que hay mucho especialista sin plaza que peina canas. «Date una vuelta y ves la media de edad que tenemos», cuenta Maribel Feijoo mientras espera su turno en el acto de adjudicación de plazas que se llevó a cabo este jueves en la Consellería de Sanidade, en Santiago. Lleva 33 años en el Sergas y se presentó a varias oposiciones. Pero siempre aprobó sin plaza, así que opta a uno de estos puestos. Hace tres años dejó las urgencias de hospital por la atención primaria porque, «con 61 años me resulta insoportable la presión asistencial en urgencias». En los centros de salud hay mucho trabajo «pero es controlado, organizado», frente a unas urgencias en las que este trabajo «es mucho más agresivo, desorganizado, a destajo, con gente que está muy mal». Las nuevas plazas llevan aparejada una media de dos guardias al mes en los puntos de atención continuada, una tarea que a Maribel no le preocupa: «Después del trabajo en urgencias, cualquier destino es un balneario».

Seguir leyendo