Jungla de asfalto sanitario

Ignacio Carballo González
Ignacio Carballo LA SEMANA POR DELANTE

SANTIAGO

22 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Son titulares de La Voz de Galicia de septiembre de 1999 y de abril del 2000, respectivamente: «Concello y Sanidade polemizan sobre la insuficiencia de accesos y aparcamiento», «Las 1.400 plazas de aparcamiento del nuevo hospital [el Clínico] son insuficientes». Y, como estos, ríos y ríos de tinta sobre el gravísimo problema de estacionamiento en el entorno del hospital, que ya lo era cuando este se inauguró, hace casi 23 años, y que desde entonces no ha hecho más que crecer, como es lógico, hasta convertirse en una descomunal vergüenza pública. Y no, no exagero. El reportaje gráfico publicado por La Voz el pasado jueves fue realizado el miércoles en torno a las once de la mañana pero podría haberse hecho cualquier día laborable: multitud de coches aparcados sobre las aceras y las rotondas, invadiendo los pasos de peatones, comiéndose las zonas verdes, obstaculizando la entrada y salida de ambulancias y otros servicios de emergencia, colapsando el tráfico en los accesos al estar dando vueltas a diestro y siniestro en busca de un hueco para estacionar... Es la jungla del asfalto sanitario de cada día.

¿Y esto tienen que soportarlo los usuarios de la sanidad pública porque la Xunta, con el Concello, no le pone solución? Usuarios que no van allí por ocio a tomarse unas cañas, sino porque no les queda otro remedio, porque van a recibir asistencia sanitaria, porque van a acompañar a quienes la reciben, o porque trabajan en el hospital. No, no es de recibo. Sucede desde hace un cuarto de siglo, y cada día que pasa va a peor. Más todavía teniendo en marcha la ampliación del Clínico en un 30 % de su capacidad, y eso generará más movimiento.

De acuerdo, es fundamental que haya un servicio de transporte público adecuado, y no solo urbano, porque la clientela procede de 46 municipios, los que conforman el área sanitaria de Santiago y Barbanza, incluso de más allá, porque tenemos a honra que los hospitales de la capital son de referencia para muchas dolencias. Asistencia sanitaria de calidad estratosférica. Eso de puertas adentro, porque de puertas afueras la situación es peor que tercermundista, porque aquí no hay ni explanadas de tierra donde dejar el vehículo.