Concheiros, el nudo se aprieta

Serafín Lorenzo A PIE DE OBRA

SANTIAGO

14 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Fue concebida como una de las grandes obras que, con vistas al Xacobeo del 2021, dignificaría el acceso del Camino Francés en un trazado urbano degradado. Y ese objetivo está cumplido. Pocos discutirán que la reforma del nudo de Concheiros con la avenida de Lugo ha mudado por completo la imagen de la zona, reemplazando la glorieta partida que regulaba los flujos de tráfico por un espacio más amable pensado para la prioridad peatonal. Puede debatirse sobre el número de árboles o sobre el propio diseño del cruce, pero que el resultado mejora estéticamente lo que había admite poca diatriba. Otra cosa es su funcionamiento real como enclave que da preferencia a la persona sobre el vehículo. Y ahí las obras —comenzaron justo antes de la pandemia y la adjudicataria aún no las ha entregado— no pasan la prueba del algodón del día a día. Los peatones carecen en la práctica de prioridad alguna en una intersección en la que siguen aguardando a que los semáforos de paso se pongan en verde, como en cualquier otro punto. Y es obvio que los vehículos superan —muchos, con creces— el límite de velocidad de 20 kilómetros por hora que rige en la zona. Hay un déficit de urbanidad que aflora de un dibujo urbanístico más vistoso que práctico. Apretar ahora las tuercas con controles puede corregir los excesos, pero no las causas que los provocan.