Ella promueve en Belvís una residencia de artistas que exponen y venden en la Praza

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

Amaia Roldán puso en marcha Cuarto Pexigo para dar visibilidad a los trabajos

11 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No es de Santiago y tampoco había enfocado su vida hacia el arte cuando Amaia Roldán le dio un giro total a su vida profesional. Su familia, de Pamplona, está vinculada a la hostelería «de toda la vida», y ella iba a seguir este camino. De hecho, se matriculó en el Basque Culinary Center, la escuela referente en gastronomía en San Sebastián, donde coincidió con Iago Pazos, del Abastos 2.0, que impartió clases magistrales. Amaia viajó a Santiago, donde trabajó en el local gastronómico de la rúa das Ameas. Ese paso le cambió la vida. Fue entonces cuando decidió afincarse en Compostela y comenzar a trabajar en la idea de seguir más la vía de las artes plásticas de su tío paterno y dejar la del arte de la gastronomía. «Un día vi dos casillas del mercado que estaban vacías. Me llamaron la atención y pensé en ir dejando la gastronomía para montar algo diferente en ellas. Por ahora, el comprador que tengo es más local, no tanto el turista», explica. Así surgió el espacio de arte de Belvís, «una residencia artística donde acuden para investigar y trabajar sobre una idea, para crear un arte que se expone y se vende en la Praza», indica Amaia. El nombre de Cuarto Pexigo «es porque la residencia está al final del Pexigo, y el del mercado era la cuarta pata del proyecto». A su residencia acuden artistas locales. «No es una residencia de quedarse a vivir o dormir, sino un lugar de trabajo, de creación y reflexión con la mirada fijada en Santiago». Uno de los talleres que tiene en mente es proponer a diferentes personas, de profesiones distintas y sin nada en común, que salgan a fotografiar la ciudad. «Creo que la visión de cada uno puede dar un resultado sorprendente». Más cercano es el taller que impartirá el próximo día 21 la fotoperiodista, «muy premiada», Judith Prat. Una de las últimas ideas trabajadas en el centro de Belvís giró en torno al concepto del arte de caminar. De esa investigación surgió la exposición que puede verse estos días en la Praza de Román Padín, con dibujos y bordados relacionados con el arte de caminar. Desde hace algo más de un año, el artista navarro Íñigo Villafranca está desarrollando un trabajo de investigación con el que se quiere dar respuesta a cómo se representa en el campo la ciudad. Este proyecto es producto de una producción compartida entre la residencia de Amaia en Santiago y el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte, en Navarra. «Durante este tiempo fotografió todas las parroquias de Santiago. Trabaja entre Pamplona y Santiago, y creo que el resultado va a sorprender a todos». Amaia Roldán cree que, después de unos años duros, comienza a verse la luz, y los artistas ya pueden ver resultados positivos.

Talento matemático

Los jóvenes participantes en el programa Estalmat de la USC, con el que se pretende estimular el talento matemático, participaron este fin de semana en un curso en colaboración con la empresa Lincbiotech, en las instalaciones del edificio Emprendia. Allí descubrieron las interesantes y actuales aplicaciones de esta ciencia, como por ejemplo, su aportación a las pruebas PCR que tan famosas se hicieron con la pandemia o al trabajo con nanopartículas. El plazo de inscripción para las pruebas de la nueva convocatoria de Estalmat está abierto, así que todos los menores nacidos entre los años 2008 y 2010 a quienes les apasionen las matemáticas tienen una oportunidad para formar parte de este proyecto.

Entrega de los primeros certificados Camões Júnios a alumnado que estudió portugués en el IES San Clemente de Santiago
 

Camões Júnior

Once estudiantes de ciclos de FP de Informática del IES San Clemente recibieron certificados Camões Júnior, por sus conocimientos de portugués. Es la primera vez que el centro organizó este examen. En el acto participaron Filipa Soares, de la Embajada de Portugal; Valentín García, secretario xeral de Política Lingüística; y Miguel G. Duarte, Marcos Arias, Carme Bueno, Jose Freire, Beth Oliveira y Marcos Vence, docentes del instituto. Se suman a 24 más que recientemente certificaron sus competencias en el centro de evaluación de la Universidade de Lisboa.