Larga vida a la cerveza compostelana

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO

SANTIAGO

PACO RODRÍGUEZ

La artesana Jakobsland lanza nuevos productos tras sufrir el impacto de la pandemia y la desgraciada muerte de Fran Vaquero, uno de sus fundadores

30 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Jakobsland Brewers sigue en pie. A la firma de cerveza artesana con sede en el polígono del Tambre, que dio sus primeros pasos en el 2016, se le torció el camino con la pandemia, como a tantos otros. Con un lote de muchos miles de euros recién salido de fábrica el mundo entero bajó la persiana y los bares cerraron el grifo por una larga temporada. Los dos propietarios y socios fundadores, el vigués Fran Vaquero y el sudafricano Henlo Matthee, lo intentaron todo para salvar el golpe y aprovecharon la coyuntura para relanzar su tienda digital, desde la que se venden los packs en botellas y latas, con las que llegan a Francia, Portugal, Holanda, Suiza e Italia, su principal país de exportación.

La empresa, que ha recibido prestigiosos premios y que define su producto como una «excéntrica cerveza independiente», arrancó el 2022 con unos planes firmes de remontada y expansión, nuevos diseños muy atractivos y ganas de implantarse con solidez en Galicia y Santiago, donde puede encontrarse en una treintena de bares y tiendas gastronómicas de la comarca. Pero ocurrió lo impensable. A principios de febrero, Fran, de 45 años, sufrió un accidente mortal mientras practicaba esquí en una estación del Pirineo, y toda su vida, con su reciente paternidad, su trabajo como director comercial en el sector industrial y su sueño ya palpable de fabricar su propia cerveza para hacer disfrutar a los demás se vieron trágicamente interrumpidos. «Siempre dudas cuando todo se pone tan difícil», reconoce Henlo, que tras el fallecimiento de su socio y amigo, «un hermano», volvió a reflexionar sobre el futuro de Jakobsland, que literalmente significa Tierra de Santiago.

La afortunada conclusión fue que entre los dos habían logrado «mucho y que podíamos llegar a algo más potente». De momento está solo al frente del proyecto, con un vacío estratégico y anímico por el peso que tenía Fran en diferentes áreas, pero sigue hablando en plural, pensando en el pasado, pero también en el futuro, porque Henlo cree que ha llegado el momento de salir del cascarón sin miedo a abrirse a las nuevas circunstancias. «Tengo que enfocarme en construir un proyecto que no tiene que ser necesariamente grande, lo importante es que funcione».