Bugallo denuncia el uso como vertedero de la cantera de Grixoa, en Santiago, aprovechando el permiso para regenerarla

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sandra Alonso

El Ayuntamiento pide a la Xunta que se revise la autorización del recinto y se valore incluso su clausura

26 feb 2022 . Actualizado a las 23:59 h.

El Ayuntamiento no quiere que la cantera de Miramontes (Grixoa) continúe con el uso que se le está dando y ha solicitado a la Xunta que revise su autorización e incluso valore su clausura. Así lo demanda en el escrito que remitió ayer a la Consellería de Industria, el mismo que da cuerpo a la moción suscrita por el PSOE, CA y el BNG para el pleno de marzo. La moción surge a raíz de la petición de la empresa para modificar el plan de restauración de la concesión, lo que supondría la ampliación de su actividad, a lo que se opone Raxoi por los problemas que su explotación está causando en la zona. «O sentir da ampla maioría da corporación —el PP aún no ha valorado la moción— é de oposición a que continúe o uso que se está a facer da canteira». Y ese no es otro que el de vertedero, según el alcalde. «O que ven os veciños, e nós tamén, é que coa desculpa de restaurar unha canteira se montou un vertedoiro, que durante anos se utilizou para traer lixo orgánico da Coruña», afirmó Bugallo, quien cuantificó en 12.000 toneladas al año los residuos de ese tipo depositados en Grixoa durante varios años.

El origen de esa basura es lo de menos para el regidor. El problema está en el uso que se le ha dado al recinto. Nada ve de inconveniente en la restauración de una cantera con inertes, «pero non vemos que o obxectivo real sexa ese, senón converter aquilo nun vertedoiro, e a rexeneración da canteira é unha desculpa para esa actividade». Además de referir los problemas que causa a los vecinos, la moción expone los incumplimientos normativos y acumulación de sanciones del recinto.