Los mensajes de los obispos en Santiago

Ignacio Carballo González
Ignacio Carballo LA SEMANA POR DELANTE

SANTIAGO

21 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Luces y alguna sombra en la cumbre de los obispos en Santiago. Nadie podía imaginar otra cosa que no fuese la firmeza de las administraciones, todos a una con la Conferencia Episcopal, para seguir lanzando mensajes al papa y rematar una jugada que se da por hecha: su visita en el prorrogado año santo del 2022. Mucho se ha hablado y se seguirá hablando hasta que el Vaticano lo anuncie oficialmente. El propio Francisco ha expresado su deseo de venir, más aún, de venir coincidiendo con la peregrinación europea de jóvenes, por lo que, a día de hoy, lo más probable es que esté en Santiago el primer fin de semana de agosto. Dicho esto, la Conferencia Episcopal ha dejado pasar la oportunidad de la clausura compostelana de su 118ª asamblea para dejar un mensaje sin sombra alguna en torno a su firmeza para afrontar los casos de abusos sexuales en su seno. Es preferible pasar por alto las palabras de su secretario general echando balones fuera, hacia los abusos en otros ámbitos, en concreto el deportivo, y quedarnos con la invocación de su presidente, monseñor Omella, ante el Apóstol, cuando expresó «dolor y vergüenza» y voluntad de «acompañar cara a cara a las víctimas en la sanación de su dolor».