Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

En Porto Avieira

Cristóbal Ramírez

SANTIAGO

18 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La urbanización Porto Avieira, a un par de kilómetros de Sigüeiro, ha estado olvidada de la mano de Dios muchos años. Los problemas heredados se acumulaban encima de la mesa del entonces alcalde, Manuel Mirás. Y cuando al fin se arreglaron (sin que los vecinos dijeran una sola palabra de agradecimiento, faltaría más) gracias a discretas gestiones, Porto Avieira empezó a recibir mimos.

Se partía de una situación realmente mala, y poco a poco se fue enderezando en este último decenio. La relación de pequeñas y constantes obras es larga: se construyó la acera de acceso, se dotó de iluminación, se transformó un campo de fútbol que jamás usó nadie en uno de béisbol que sí se emplea casi todos los fines de semana, se instaló una zona para los amantes de la hípica, se diseñó un campo de juegos y hasta una zona cerrada para que los canes brinquen a su antojo, sin correa. Tres calles recibieron un repaso total. Las minas romano-medievales han sido limpiadas con el nihil obstat de Patrimonio y hay una acción en marcha para avalorarlas.

Por supuesto que quedan cosas pendientes. Ampliar el tamaño de las aceras es una (el reciente arreglo fue un mínimo parche), y poner un sistema que frene la excesiva velocidad es otra.