Moncho Fernández, entrenador obradoirista: «Si quitas el primer cuarto, el partido fue igualado: 63-61»

Ignacio Javier Calvo Ríos
NASO CALVO SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Javier Martin

El técnico del Obra reconoce que la falta de acierto en el triple fue determinante

11 oct 2021 . Actualizado a las 01:04 h.

La bronca de Moncho Fernández en cada tiempo muerto casi se podía escuchar en el Multiusos Fontes do Sar. Y eso que el partido se estaba jugando en el Buesa Arena de Vitoria. Cada vez que se paraba el encuentro, el enfado del entrenador del Obradoiro era monumental. El pésimo partido de los suyos no le dejó respirar con facilidad a lo largo de la tarde-noche. El Obra no pudo aguantar el chaparrón azulgrana, que desde el segundo inicial fue demoledor.

Para el entrenador obradoirista, su equipo «aguantó la sangría del Baskonia durante 30 minutos, pero que no lo hizo en el primer cuarto, en el que tomaron ventaja los locales. La principal preocupación era igualar la batalla física que significa jugar contra Baskonia, pero en el primer cuarto, tanto en ataque como en defensa, el Baskonia nos sacó del partido».

Asume el de Pontepedriña que «fue una renta muy difícil de recuperar. Si a eso le añades el 5 de 31 en triples, todavía es más complicado». Reconoce que la falta de acierto fue una de las principales causas de la derrota. De todos modos, su lectura más positiva se centra en borrar el primer cuarto y analizar los otros tres: «Si quitas el primer cuarto, el partido fue igualado, con 63-61».